Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
  • Registro ICAA
    760372
    TÍTULO
    Mi vida con Siqueiros : Graciela Amador narra su vida con el pintor en forma apasionante (Tercera parte) / Por GRACIELA AMADOR
    IN
    Hoy (México, D. F., México). -- No. 577 (Mar. 13, 1948)
    DESCRIPCIÓN
    p. 48-50 ; 82
    IDIOMAS
    Español
    TIPO Y GÉNERO
    Artículo de revista – Memorias/Anécdotas
    CITA BIBLIOGRAFICA
    Amador, Graciela. "Mi vida con Siqueiros: Graciela Amador narra su vida con el pintor en forma apasionante (Tercera parte)." Hoy (Mexico City), no.577 (March 1948): 48-50, 82.
    DESCRIPTORES DE TÓPICO
    DESCRIPTORES NOMBRES
Resumen

En 1948, y muchos años después de terminada su relación afectiva con David Alfaro Siqueiros, Graciela Amador relata su vida con él en cuatro partes. En esta tercera parte relata el fin del viaje en Europa cuando el pintor encuentra en el Consulado de México en París la invitación del Secretario de Eduación Pública, José Vasconcelos, para pintar en la Ciudad de México, momento en el que Diego Rivera estaba por terminar los muros de La Creación en la Escuela Nacional Preparatoria. Cuenta lo triste que fue para ella el regreso a México, pues “David” la dejaba encerrada en su casa de la colonia Roma. Él salía temprano, hablaba con todos los jóvenes pintores, con el Ministro de Educación y, regresando a comer a la casa, volvía salir. “Gachita” cuenta la buena relación que tuvo con su suegro y con un niño que vivió con ellos por algún tiempo, Pedro Piñó Sandoval. El movimiento pictórico que se estaba gestando entonces, añade, marcó el Renacimiento actual, colocándolo a la vanguardia en el continente americano.

Comentarios críticos

Entre líneas podemos sacar —de un artículo tan extenso y de una mujer que fue abandonada por el artista, David Alfaro Siqueiros (1896-1974)— varios puntos de análisis. En el primer párrafo, sin mayor argumento, relata que el máximo anhelo de los pintores es vender. Suponemos que eso era de lo que la pareja hablaba, una vez que ella no formaba parte de los artistas involucrados. Graciela Amador (“Gachita”) le dedica gran parte a los aspectos familiares con su suegro y el pequeño que vivió con ellos unos años. Para 1948 sigue hablando con términos que se usaron a principios del movimiento: El Renacimiento mexicano. Repite, incluso, lo que para esa fecha ya había sido recogido en múltiples libros sobre el movimiento.

Esta serie de documentos fueron recopilados por Miguel Ángel Echegaray dentro del artículo “Gachita Amador, la fiel y la extraña” en la revista CURARE, Espacio Crítico para las Artes, Núm. 20, (julio-diciembre 2002): 102-10.

Investigador
Esther Acevedo : Dirección de Estudios Históricos, INAH / CURARE A. C.
Equipo
CURARE, Espacio crítico para las artes, Mexico City, Mexico
Crédito
Courtesy of Ana Cecilia Piñó Sandoval Máynez, Mexico City, México
Localización
Instituto de Investigaciones Bibliográficas : Biblioteca Nacional/Hemeroteca Nacional