Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
Categorías Editoriales [?]
Resumen

En este ensayo, Eugenio Espinoza menciona a nueve artistas (él incluido) quienes, a su juicio, se distinguen dentro del arte contemporáneo como creadores de una obra que “no es arte ni antiarte, sino algo que está entre ambos términos e indiferente a la manipulación artística”; además, por estar interesados en concepciones críticas y filosóficas. Espinoza hace breves consideraciones sobre los distintos tipos de público y la relación artista-público. El resto del ensayo está dedicado a los análisis individuales de obras y aportes de los que figuraron en la exposición Accrochage, en la Galería Sotavento, en Caracas (1991): Alfred Wenemoser, José Antonio Hernández-Diez, Asdrúbal Colmenárez, Pedro Terán, Víctor Lucena, Héctor Fuenmayor, Roberto Obregón y Sigfredo Chacón. Su análisis intercala planteamientos éticos y teóricos sobre conceptualismo.

Comentarios críticos

Accrochage, realizada en 1991 y referida en este ensayo de Eugenio Espinoza (n. 1950), señala un momento medular en la historia del arte contemporáneo en Venezuela, al resaltar aquellas derivaciones del arte conceptual dentro de nuevos lenguajes surgidos durante los ochenta: la instalación, el video-arte y el “regreso de la pintura”. El ensayo “Accrochage y algo más” se destaca por varios aspectos; en primer lugar, transmite conocimiento profundo de la personalidad y obra de los artistas comentados; en segundo lugar, las ideas de Espinoza sobre las expectativas del artista contemporáneo en relación al público son desmitificadoras, ya que no cree en la idea romántica del “público participativo”. Es más, transmite la idea de que el público del “artista moderno de hoy” está siempre a la zaga de lo que hace el artista; por tanto el artista debe estar decidido a operar bajo condiciones inhóspitas, circunstancia que lo hace más radical y más “duro de matar”. En definitiva, en su opinión, la obra conceptual es arte para una élite.

 

La fecha en que Espinoza lo escribe, 1991, es significativa. No se trata, en sentido formal, de un manifiesto conceptualista sino de una reafirmación de principios y postulados. Afirma que, en 1984, un grupo de artistas había concebido Cincoincidentes [exposición en el Museo de Barquisimeto] “bajo las mismas premisas, aquella vez quizá más radicales y complejas y hasta más incomprendidas”. Siete años más tarde, Espinoza siente que la experiencia es casi la misma por atacar la noción de “obra de arte”, procurando así conquistar otros espacios con la intención de superar todo tipo de convención sociocultural.

 

Espinoza es de los pocos artistas de su generación con un corpus teórico, aunque aún no recopilado en publicación; continúa disperso en entrevistas, catálogos y artículos de prensa. Para otro enfoque sobre el artista, está accesible en el archivo digital ICAA la entrevista con Rubén Wisotzki, “Quiero que me vean con los ojos, no con los codos: Eugenio Espinoza en la orla del arte” (doc. no. 866278).

Investigador
María Elena Huizi
Equipo
Fundación Mercantil, Caracas, Venezuela
Crédito
Eugenio Espinoza, 1991
Localización
Hemeroteca - Mapoteca Carlos Felice Cardot. Academia Nacional de la Historia. Palacio de Las Academias. Av. Universidad, Esquinas San Francisco, Caracas.