Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
Resumen

El periodista puertorriqueño Juan Luis Márquez anuncia que sus coterráneos José Antonio Torres Martinó, Lorenzo Homar, Rafael Tufiño, Julio Rosado del Valle y Félix Rodríguez Báez organizaron el Centro de Arte Puertorriqueño (CAP) con el fin de divulgar la obra de artistas puertorriqueños, amén de desarrollar actividades artísticas de todo tipo. Torres Martinó y Homar explican, en entrevista con Márquez, que la entidad es enteramente cultural y carece de carácter político o adhesión a una escuela específica de arte. El grupo de artistas menciona que el CAP busca, además de divulgar la plástica puertorriqueña, establecer relaciones de intercambio con otros centros de arte en otros países. A la pregunta de cómo se sostiene económicamente el CAP, los artistas indican el apoyo de un grupo de entusiastas del arte, los cuales aportan, cada año, U$ 29 (dólares) recibiendo, a cambio, una obra original, más el 25% de descuento en aquellas obras que deseen adquirir. Martinó y Homar subrayaron que al CAP le interesa llevar exposiciones rodantes a otros pueblos del interior de la isla, además de San Juan, y que se piensa llevar a cabo otra serie de eventos tales como charlas, conciertos y actividades educativas para jóvenes.

Comentarios críticos

En 1950 Rafael Tufiño, José Antonio Torres Martinó, Félix Rodríguez Báez y Lorenzo Homar fundaron el Centro de Arte Puertorriqueño (CAP). Entre las varias funciones que cumplía el CAP se encontraban las de taller colectivo de grabado, escuela de arte, lugar de exposiciones y sitio de reunión. La ideología política del CAP se basó en el ideario nacionalista de Pedro Albizu Campos (líder nacionalista puertorriqueño) así como también en las ideas del Taller de Gráfica Popular (TGP) de México, donde Tufiño y otros artistas más habían estudiado. Los objetivos del CAP de trabajar colectivamente en aras de la creación de un arte puertorriqueño identificado con el pueblo se plasmaron en el primer portafolio gráfico intitulado La estampa puertorriqueña, editado en 1951. Para los artistas del CAP, el grabado era, sin duda, el medio más propicio para alcanzar un público vasto y así trabajar colectivamente, procurando infundir una nueva vitalidad al arte de la Isla.

Investigador
Flavia Marichal Lugo
Equipo
Museo de Historia, Antropología y Arte, Universidad de Puerto Rico, San Juan, Puerto Rico
Crédito
Courtesy of the Estate of Juan Luis Márquez, San Juan, Puerto Rico