Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
Resumen

El artículo de Luis Miró Quesada destaca el consenso de la crítica de arte en la capital peruana en torno a la importancia de la muestra pictórica de Jean Dewasne, pese a la animosidad que ha expresado el medio artístico local en torno al arte abstracto. Rechaza afirmaciones que consideran esta tendencia como producto de una “cultura gastada”, la europea; una  premisa que los lleva a señalar erróneamente la supuesta incompetencia de la abstracción; además de ser considerada como expresión artística “latinoamericana”. A juicio del autor, el arte abstracto recoge el legado de Leonardo da Vinci: “pintar es una cosa mental”; esto es, el arte no-figurativo implica “una manera nueva de comunicación artística, a través de eventos puramente plásticos”. Posibilita que cualquier hombre se exprese a sí mismo y a su mundo en lo que denomina “un proceso direccional de evolución”.

Comentarios críticos

En su columna semanal publicada en el diario El Comercio (Lima, 24 de octubre de 1954) el arquitecto Luis Miró Quesada Garland responde a los comentarios de Sebastián Salazar Bondy y Edgardo Pérez Luna sobre la exposición de Jean Dewasne en la Galería de Lima. 

 

Pese al predominio del expresionismo abstracto, búsquedas como las de Jean Dewasne (1921–99) fueron determinantes para el arte no-figurativo peruano de los años cincuenta. Durante esta década su Atelier d’Art Abstrait parisino acogió a algunos pintores peruanos tales como Eduardo Gutiérrez (n. 1920) y Benjamín Moncloa (n. 1927), el último con una trayectoria destacada a su retorno al país. Más decisivo, aún, fue el paso del artista francés por Perú, en 1954, con motivo de la exhibición de su obra en la Galería de Lima. La muestra era parte de una ambiciosa secuencia que confrontó al medio local con la modernidad europea (la italiana incluso), generando un año continuo de debates en torno a la abstracción. En Lima, Dewasne se relacionó intensamente con los no-figurativos (uno de ellos el propio Szyszlo) y con artistas que participarán, en 1958, del Primer Salón de Arte Abstracto. Encuentro que trajo a la luz lo perdurable de su influencia. [Véase en el archivo digital ICAA, el pequeño catálogo de la exposición (doc. no. 1143441)]. El reconocimiento general de la crítica capitalina a la calidad de la obra de Dewasne fue esgrimido, principalmente, por Luis Miró Quesada Garland (1914–94) —el principal defensor del modernismo— poniendo así en evidencia las posibilidades abiertas por la no-figuración [consultar otro artículo de Garland “En blanca y negra...” (doc. no. 859530)]. No obstante, hubo importantes críticos como Sebastián Salazar Bondy (1924–64) [“Artes plásticas” (doc. no. 859550)] o bien Edgardo Pérez Luna (1928–84) [ver “De arte: Jean Dewasne en la Galería de Lima (doc. no. 859484)], quienes trasladaron sus variados cuestionamientos a la pertinencia de este ejemplo pictórico en Latinoamérica, continente cuya condición “germinal” exigiría de una plástica que reflejase una realidad social más amplia.

Investigador
Ricardo Kusunoki
Equipo
Museo de Arte de Lima, Lima, Peru
Crédito
Reproduced with permission of Luis Miró Quesada Valega, Lima, Peru.