Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
  • Registro ICAA
    855479
    TÍTULO
    Alejandro Otero Rodríguez polemiza con Mario Briceño Iragorry : a propósito de arte abstracto, de carrillones y campanas / Alejandro Otero Rodriguez
    IN
    El Nacional (Caracas, Venezuela). -- May. 7, 1952
    DESCRIPCIÓN
    ill.
    IDIOMAS
    Español
    TIPO Y GÉNERO
    Artículo de prensa – Reseñas
    CITA BIBLIOGRAFICA
    Otero Rodríguez, Alejandro. “Alejandro Otero Rodríguez polemiza con Mario Briceño Iragorry : a propósito de arte abstracto, de carrillones y campanas.” El Nacional (Caracas, Venezuela), May 7, 1952.
     
    DESCRIPTORES DE TÓPICO
Resumen

En este ensayo el pintor y crítico venezolano de arte Alejandro Otero cuestiona al cronista de la ciudad de Caracas, Mario Briceño Iragorry, por su artículo “Abstraccionismo y carillones”. El pintor juzga superficial el artículo de Briseño y rechaza, de manera tajante y específica, la acusación de estar los pintores abstractos en contra del país al negarse a abordar en su pintura los temas tanto sociales como costumbristas. Para Otero, es injusto prejuzgar la sensibilidad de estos pintores por haberse decidido a favor de los valores plásticos puros y no por la representación tradicional, debido a que los problemas sociales lo que reclaman es una “acción viva y eficaz (no ilustradores)”.

Comentarios críticos

Este ensayo de Alejandro Otero Rodríguez (1921–1990) maneja un lenguaje atemperado, quizá debido al mismo prestigio y respeto que inspira el historiador Mario Briceño Iragorry, quien, en principio, tiene la honestidad de reconocer su incompetencia en el tema. La polémica desatada por estos dos artículos puede considerarse como la tercera en el tiempo desde que, en 1948, ya habían debatido, entre otros, los artistas Miguel Arroyo y César Rengifo; posteriormente, en 1949, se desató la discusión originada por la exhibición de la serie Las Cafeteras, del mismo Otero, en el Museo de Bellas Artes. En esta nueva polémica, la de 1952, éste trata someramente los orígenes del arte abstracto y se afinca en la libertad conquistada por las vanguardias europeas con respecto a las tradiciones tanto del realismo como del impresionismo. En particular, Otero defiende, en los pintores abstractos, la existencia de un apego a la nacionalidad, aunque en el sentido de ser sensibles a las lacras sociales. No obstante, la solución de las mismas la ubica en un campo ajeno y más allá de la misma pintura. Otros intelectuales y artistas (Héctor Mujica, Joaquín Gabaldón Márquez, Carlos González Bogen y Manuel Quintana Castillo) se sumaron a esta polémica surgida a propósito de la exposición inaugural de la Galería Cuatro Muros donde se respaldaba el arte abstracto. El cronista Mario Briceño Iragorry, publicará una “Segunda nota sobre el abstraccionismo”, más conciliadora que la primera, en la cual le otorga a este arte un carácter decorativo y funcional, pero específicamente en el ámbito del proyecto de la Ciudad Universitaria de Caracas, realizado por el arquitecto Carlos Raúl Villanueva. Ambos textos de los polemistas aparecen en sendos libros: en El hijo de Agar (1958) de Briseño Iragorry y en Memoria critica (1993) de Otero.

Investigador
Roldán Esteva Grillet
Equipo
Fundación Mercantil, Caracas, Venezuela
Crédito
Reproduced with permission of Carolina and Mercedes Otero, Estado de Miranda, Venezuela
Localización
Archivo de Redacción, Diario El Nacional, Urb. Los Cortijos de Lourdes, Caracas