Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
    Categorías Editoriales [?]
    Resumen

    Waldo Frank pondera en este ensayo las diferencias entre la cultura “anglosajona” e “hispana” de las Américas, y sostiene que estos dos “medio mundos” poseen individualmente las cualidades básicas de las que la otra cultura carece: la primera carece de unidad colectiva y, la segunda, de organización social y política. Frank afirma que la principal causa de estas diferencias es el radical y opuesto sentido anglosajón e hispano del “yo” [ser sí mismo] y en su relación con la sociedad en su conjunto. En los Estados Unidos, los individuos están atomizados, alienados, son autónomos, y en Hispanoamérica disfrutan de una relación más colectiva con respecto a la sociedad en general. Frank traza el origen de estas diferencias a las antagónicas historias del colonialismo inglés y español, afirmando así que el énfasis del protestantismo inglés sólo en la gracia individual, unido a la débil cultura nativa de Norteamérica, llevó a los primeros colonizadores a destruir por completo las culturas nativas con las que se topaban, llegando a fundar nuevas sociedades por entero. Los colonizadores españoles, por su parte, se mezclaron con las culturas nativas que encontraron en las Américas. Esto se debió, según Frank, al interés católico que motivaba a los españoles a favor de la salvación de las almas y por el hecho de hallar culturas autóctonas mucho más fuertes que las existentes en Norteamérica.

    Comentarios críticos

    Waldo Frank fue un novelista, historiador y crítico activo durante las décadas de veinte y treinta en Nueva York. Su creciente interés en Latinoamérica durante los años veinte coincidió con su mayor implicación política. Este texto apareció en 1931 en una colección de ensayos con el nombre de América Hispana: A Portrait and a Prospect, publicada poco después del viaje de Frank en 1929 por Latinoamérica. Además de la comparación entre las culturas anglosajona e hispana, lo cual constituye el tema central de este texto, incluye también la continuada crítica de Frank sobre la alienación del individuo en los Estados Unidos bajo el capitalismo industrial —lo que mordazmente denomina como “jungla”. Tras lamentar la forma en que pragmáticos como John Dewey han justificado el dominio del capitalismo y lo que Frank tilda como la “cultura de la máquina” en los Estados Unidos de principios del siglo veinte, sostiene que el pragmatismo destruye todo verdadero sentido del “yo” al forzar al individuo a rehacerse según los mecanismos del capitalismo. Ciertamente cree que esta alienación del individuo estadounidense podría aminorarse con la adopción del colectivismo que encuentra en los países latinoamericanos, pero su punto de vista se ve ofuscado por las típicas nociones románticas de los escritores de los Estados Unidos de la época, como la creencia en la cercanía de los latinoamericanos con la naturaleza y su más intensa espiritualidad. Por ello, a pesar de sus intenciones, sigue fomentando esta suerte de paternalismo, como la idea de que las naciones de Sudamérica carecen de ciertos valores como “la disciplina, la técnica y el método”, que se emplearon para justificar el dominio de los Estados Unidos de la región.