Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
Resumen

Esta publicación desglosa la obra expuesta por Abraham Ángel, Julio Castellanos, Carlos Mérida, Manuel Rodríguez Lozano y Rufino Tamayo. En una breve nota se advierte que fueron invitados otros artistas, José Clemente Orozco, quien prometió desde Nueva York, enviar obra; el español Gabriel García Maroto, quien se disculpó por carecer de obra suficiente y Diego Rivera quien ni siquiera respondió a la invitación.

Comentarios críticos

Nótese como el título de la muestra evita la mención de Los Contemporáneos en tanto grupo; no obstante que la crítica del periodo de Guerra Fría ha insistido en darle un carácter de formación artística en choque con el movimiento nacional. Lo que más bien parece ser una constante de la avanzada mexicana durante la posrevolución, fue el obsesivo deseo de incorporar a Diego Rivera (1886-1957) dentro de las filas de diferentes movimientos vanguardistas. Rivera sumaba a su pasado cubista el prestigio nacional e internacional de iniciar la renovación de la pintura monumental de carácter público. Lo que motivó el silencio de Rivera ante la invitación de Los Contemporáneos fue su enojo ante el escrito que Gabriel García Maroto (1885-1969) le dedicó en el primer número de Contemporáneos, donde el pintor manchego radicado en México no sólo fungía como crítico sino que se ocupaba del diseño de la revista. 

La historia del rechazo viene de mucho antes. Las diferencias de Rivera con uno de los llamados “Contemporáneos”, el cronista Salvador Novo (1904-74), pueden rastrearse en los frescos de la Secretaría de Educación Pública (SEP), donde el pintor hace escarnio de él. Novo tomó la revancha con un poema épico donde la ironía lindaba con la injuria: La Diegada, 1926. En la década del veinte, ante la ausencia de lugares especializados para la exhibición de arte en la Ciudad de México, todavía solían acondicionarse locales comerciales, como en este caso el del Pasaje América (situado en la actual calle de Madero), la arteria capitalina donde se concentraba la vida social. Al parecer, este espacio fue facilitado al grupo Los Contemporáneos por un mecenas temprano de la posrevolución: Sergio Iturbe.
De no permanecer en París, de seguro Agustín Lazo (1896-1971) se hubiera incorporado a esta muestra, pues era afín al grupo.

Investigador
Francisco Reyes Palma
Equipo
CURARE, Espacio crítico para las artes, Mexico City, Mexico
Localización
Archivo particular