Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
Resumen

Después de una revisión de las primeras obras de Orozco (dibujos, grabados, caricaturas y acuarelas) —y de destacar la influencia de El Greco, Giotto, Goya y de Toulouse-Lautrec—, Octavio Paz señala la presencia de una corriente "hermética o simbólica" que el pintor conoció durante su estancia en Nueva York; (esto dicho aunque Orozco ya hubiera pintado antes su mural Omnisciencia en 1925 en la Casa de los Azulejos, en la Ciudad de México, conteniendo un  acentuado carácter tanto simbólico como espiritualista). Paz acude a la obra biográfica de la periodista americana Alma Reed, donde la autora se detiene en el conocimiento del movimiento délfico. Especulaciones filosóficas, estéticas y políticas que tuvieron su mejor traducción en los frescos de Pomona College (1930), en California, y en los de la New School of Research (1930-1931). En el presente texto, se defiende la tesis de que "el muralismo fue un movimiento complejo, contradictorio, irreductible a una sola dirección"; motivo por el cual se contradice la postura oficialista de "que, en los últimos treinta años, ha reducido su historia al desarrollo lineal de una sola idea, una sola estética y un solo objetivo". Es así como Paz analiza la presencia de la historia en la obra de Orozco: como "un girar de la rueda de la justicia cósmica". En donde el alma es soplo y contraposición del movimiento estéril de la máquina, condenada a repetirse sin cesar. Su pintura es una visión simbólica de la realidad humana; sus símbolos son herencia de la tradición, aunque muy libremente interpretados.

Comentarios críticos

Versión ampliada y corregida de un coloquio realizado en 1983 sobre la obra de José Clemente Orozco (1883-1949). El poeta y ensayista Octavio Paz (1914-98) —Premio Nobel de literatura, 1990— expone que, “aunque en Orozco es imposible negar la importancia artística de su obra, se ha intentado, con éxito, velar su significado”. Por ello, su ensayo trata de “descubrir en su obra aquello que la distingue y hace única”; entre ello, la presencia teosófica, la transfiguración de los hombres en héroes, la revelación, la figura del héroe civilizador Quetzalcóatl, la dualidad de la suerte de los indígenas vencidos, la historia de la Conquista y la Revolución como un “lugar de prueba”, (un sitio de perdición pero, asimismo, por el sacrificio creador, de transfiguración). Es decir, una “serie simbólica que revela un proceso de saltos y caídas: Quetzalcóatl? la traición ? la huída ? la Conquista ? el caballo bicéfalo: espada y cruz ?la edad mecánica ? la deshumanización”. Se trata, a juicio de Paz, de una visión auténtica, inmensa “porque su pintura hunde sus raíces en los dos misterios que nadie ha develado: el del origen y el del fin”.

Investigador
Alejandro García : CURARE A. C.
Equipo
CURARE, Espacio crítico para las artes, Mexico City, Mexico
Crédito
© 1987 by Marie José Paz. Reprinted by permission of New Directions Publishing Corp.
Localización
Biblioteca Justino Fernández del Instituto de Investigaciones Estéticas, Universidad Nacional Autónoma de México