Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
Resumen

En este ensayo, escrito en 1988, Manuel Felguérez recuenta los inicios del llamado movimiento de la Ruptura en los años cincuenta. Felguérez advierte que tanto la llegada de los refugiados españoles de la Guerra Civil Española como de otras naciones europeas en la década precedente, fue un elemento favorable para la renovación de las artes plásticas en México. Él reconoce que, en esa época, se creía a pie juntillas que el arte sólo podía venir del Viejo Mundo y que, por esa razón, varios de ellos viajaron y residieron, por temporadas, en ciudades como París y Roma. No obstante el dinamismo de su generación, a juicio de Felguérez, muchos habrían de enfrentar numerosas dificultades para vivir de su profesión puesto que en el México de mediados de siglo había un mercado de arte bastante reducido. Pero, una vez que las galerías de arte proliferaron, su movimiento se fortalecería. De suerte tal que el número y calidad de los jóvenes vanguardistas llegaría a ser equiparable a los representantes de la Escuela Mexicana de Pintura.

Comentarios críticos

La importancia de este ensayo reside en el hecho de que el autor, Manuel Felguérez (1928-), fue uno de los iniciadores del movimiento de la Ruptura. Y, desde el punto de vista plástico, el escultor sería uno de los primeros artistas abstractos de esa generación.  

Por otra parte, cabe señalar que el término “Ruptura” se empezó a utilizar en el año de 1988, a raíz de la exposición retrospectiva del mismo nombre que presentó el Museo Carrillo Gil en la Ciudad de México. En el catálogo correspondiente, se explican los orígenes de la palabra, que se remontan al año de 1950, cuando Octavio Paz publica un ensayo intitulado “Tamayo en la pintura mexicana”, en el cual reconoce las nuevas propuestas del grupo de artistas vanguardistas, entre los que se destacaba Rufino Tamayo (1899-1991). Ese grupo, diría Paz, estaba llevando a cabo una “ruptura” con la vieja Escuela Mexicana de Pintura. Años más tarde, ese mismo término lo utilizara el crítico de arte y escritor guatemalteco Luis Cardoza y Aragón (1901-92) en su libro Mexico: Pintura activa (1961), para referirse a la posición de los nuevos artistas mexicanos respecto a sus antecesores. Sin embargo, no será sino hasta el 1988 que se establece el consenso general entre artistas, críticos e historiadores, para denominar “Ruptura” a aquella generación de artistas vanguardistas que surge en los años cincuenta en México.

Investigador
Alejandro Ugalde : CURARE A. C.
Equipo
CURARE, Espacio crítico para las artes, Mexico City, Mexico
Crédito
Courtesy of Manuel Felguerez Barra, Mexico City, México
Localización
Biblioteca Justino Fernández del Instituto de Investigaciones Estéticas, Universidad Nacional Autónoma de México