Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
    Categorías Editoriales [?]
    Resumen

    El periodista y crítico de arte de origen catalán Martí Casanovas comenta la obra del artista cubano Antonio Gattorno a raíz de una exposición de sus obras. Casanovas disiente en cuanto a al “parentesco” que Jorge Mañach (1898–1961) había establecido entre la obra del cubano y la del pintor francés y contemporáneo Paul Cézanne. La diferencia fundamental que existe entre los dos pintores, asegura Casanovas, radica en el tratamiento y la forma de expresar el volumen. Mientras Cézanne, quien un tanto preocupado por la materialidad del color y su valor en el espacio pictórico, descubre el volumen a través del color, en Gattorno “el volumen genérase a base de una elaboración lineal y rítmica”. Este último guarda cierta distancia con el pintor francés al imponerse una “limitación colorista” y centrarse en el “interés expresivo y emocional de sus líneas y de sus trozas (trazos)”. Casanovas asocia esta “estilización” con el “primitivismo” y percibe una cierta “negación y una limitación perseguida y buscada” ante la tradición del impresionismo. Hacia el final del artículo, el autor concluye que la pintura modernista, debido a su reducción de la materia pictórica al mínimo, perdía los “valores espirituales y emotivos”. Por esta razón, Casanovas pronosticaba que no gozaría de una larga vida.  

    Comentarios críticos

    En el momento de esta publicación, el pintor cubano Antonio Gattorno —quien se considera entre los fundadores del movimiento modernista cubano— volvía a Cuba después de una larga estancia en Europa. Gattorno había cursado estudios en la Academia de San Alejandro en La Habana desde 1916 hasta 1919, año en el que, tras recibir una beca para continuar sus estudios, se marcha a Francia. A su regreso en 1927 su obra tiene buena acogida entre los miembros de la comunidad artística e intelectual dentro de la cual se ubicaba Revista de avance. Jorge Mañach, quien al igual que Casanovas era editor de la revista, había observado las similitudes entre la obra del cubano con aquella del francés, considerando así —como era la tradición— la influencia que el primero debía haber ejercido en el segundo. En este sentido, Casanovas intenta romper con dicha tendencia al diferir con su colega y alegar en su análisis que eran precisamente las diferencias entre los dos artistas lo que permitía entender el carácter innovador que, cual “ruta de salvación”, prestaba importancia decisiva a la obra del artista cubano. Casanovas expone aquí las ideas que desarrollaría más tarde en relación con la pintura modernista. En este análisis, el catalán comenzaba a manifestar sus ideas sobre la relación entre la estética modernista y lo que él consideraba como una pérdida de valores en el arte. Dichos valores estaban ligados a la función social que el arte debía cumplir, uno de los principios del pensamiento marxista. En este texto Casanovas concibe una alianza necesaria entre arte e ideología para la creación de un arte militante. Al mismo tiempo considera que el arte y la cultura que emergía de América Latina era capaz de renovar e incluso superar el arte de sus contemporáneos europeos. Casanovas alegaba que eran los pintores latinoamericanos los que, habiendo estudiado en Europa, pero nutridos de las experiencias que el rico y dinámico contexto de América Latina proporcionaba, podían devolverle un espíritu renovador a la pintura y así crear un arte verdaderamente “nuevo”.

    [Sobre Arte Nuevo, véanse en el archivo digital ICAA los siguientes textos: de Martí Casanovas “Arte Nuevo” (doc. no. 832040); (sin autor) “‘1927’ Exposición de Arte Nuevo” (doc. no. 1299824); y de Alejo Carpentier et al. “Al levar el ancla” (doc. no. 1298675)].

    [Para otros ensayos y textos publicados en Revista de avance, consulte los siguientes: (sin autor) “Índice del Tomo I (Números 1 al 12 inclusive)” (doc. no. 1300106); de Martí Casanovas “Almanaque” (doc. no. 1299709), “El capitalismo y la inteligencia” (doc. no. 1299384), “Nuevos Rumbos: La exposición de ‘1927’” (doc. no. 1280155) y “Pierre Flouquet” (doc. no. 1299881); de Víctor Andrés Belaúnde “[El arte nuestro debe ser instintiva o intuitivamente americano...]” (doc. no. 832310); de Carlos Préndez Saldías “[Basta con que revele una honda...]” (doc. no. 832258); de Adia M. Yunkers “Causerie sobre el Salón de Bellas Artes” (doc. no. 1298799); de Ildefonso Pereda Valdés “[Creo que el artista americano...]” (doc. no. 832328); (sin autor) “Dibujos escolares” (doc. no. 1299805); de Alejo Carpentier “Diego Rivera” (doc. no. 1299962); de Adolfo Zamora “Eduardo Abela: pintor cubano” (doc. no. 1280283); de Eduardo Abela “El futuro artista” (doc. no. 1299789); de Juan Marinello “El insoluble problema del intelectual” (doc. no. 1299897) y “El momento” (doc. no. 1125671); de Francisco Ichaso “El prejuicio en el ritmo intelectual de las épocas” (doc. no. 1299741); de Fernando de los Ríos “El problema internacional de Centro América y Cuba” (doc. no. 1300090); (sin autor) “La cuestión del negro” (doc. no. 1280299); de Juan Gris “La lección de Juan Gris” (doc. no. 1299946); de Lorenzo Homar “Marrozzini y la mediocridad: notas sobre declaraciones de Luigi Marrozzini” (doc. no. 861634); de Raúl Roa García “Martí: Poeta Nuevo” (doc. no. 1300003); de Severo García Pérez “Nacionalismo y Costumbrismo” (doc. no. 1300058); de Eugenio d’Ors “Nacionalismos en América” (doc. no. 1299757); de Jorge Mañach et al. “Nota de los 5—2” (doc. no. 1299930); de Félix Lizaso “Programa de criolledad” (doc. no. 1125414); y de Jorge Mañach “Vértice del gusto nuevo” (doc. no. 832383)].