Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
Resumen

Mercedes Gallagher de Parks publica su comentario sobre la actividad artística limeña durante el verano de 1943, yendo desde presentaciones teatrales del francés Louis Jouvet y de la compañía de ballet ruso del Coronel de Bassil hasta conciertos de la Sociedad Filarmónica de Lima. En el ámbito de las artes plásticas, la autora elogia la realización del I Salón Municipal, lamentando deficiencias logísticas de su organización y la “indigenofobia pictórica” del jurado (inadmisible en el contexto local). Sin embargo, defiende a José Gutiérrez Infantas (primer premio) frente a lo que considera una “seudo-crítica trasnochada”, la cual rechaza como “fotográfica” o “pompier” toda obra con conocimiento elemental del dibujo. Lo objetable no es su academicismo pompier, sino su imitación carente de sentimiento personal. Al elevar la sinceridad como valor principal artístico, Gallagher cuestiona que se imite a Diego Rivera o al francés Nicolás Poussin. Advierte que la imitación del mexicano, debido a su falta de sinceridad, se ha convertido en “un verdadero peligro para el arte nuestro porque es la que amenaza a los pintores peruanos que más prometen”. Esperando que sea transitoria, ataca la doctrina en el arte como manifestación adicional de una decadencia artística mundial; al mismo tiempo que lamenta que tres “magníficos” lienzos de Enrique Camino Brent hayan sido pasados por alto.

Comentarios críticos

En 1943, tras un período de casi inexistente apoyo gubernamental, la organización del I Salón Municipal de Lima implicó un intento de promoción oficial a las artes. A pesar de ello, gran número de artistas se abstuvo de participar, debido el gusto predominantemente conservador de un jurado encabezado por influyente pintor académico, Enrique Domingo Barreda. Aunque el propio Barreda inició su reflexión crítica sobre el Primer Salón con un ataque al indigenismo pictórico, todavía imperante, sus cuestionamientos se trasladaron a los criterios académicos de premiación. Siendo impulsores del modernismo artístico, Juan Ríos y Raúl María Pereira (1916–2007) criticaron el triunfo del estilo “fotográfico” de José Gutiérrez Infantas (1897–1997), cuya defensa fue asumida por una intelectual conservadora, Mercedes Gallagher de Parks (1883–1950). Por otra parte, la réplica publicada por Pereira vino a deslegitimar la pretensión de un academicismo actual trascendente, al plantear (de forma tácita) una relación necesaria entre arte y modernidad. De esta manera paradójica, el sesgo “academicista” impuesto por los resultados del certamen puso de relieve el repliegue final de esa tendencia en la escena peruana, a pesar del papel menor mantenido por sus críticos y artistas durante la década anterior. Tal avance modernista, no obstante, influyó también en la pérdida de apoyos oficiales para el indigenismo pictórico, cuyo fundador, José Sabogal (1888–1956), fue destituido de la dirección de la Escuela Nacional de Bellas Artes pocos meses después.

Investigador
Ricardo Kusunoki
Equipo
Museo de Arte de Lima, Lima, Peru
Crédito
Courtesy of the Estate of Mercedes Gallagher de Parks, Lima, Peru