Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
  • Registro ICAA
    1198748
    TÍTULO
    Hacia el arte revolucionario III / JOS
    IN
    Movimiento.(Montevideo, Uruguay). -- No. 5 (Abr., 1934)
    DESCRIPCIÓN
    p. 2
    IDIOMAS
    Español
    TIPO Y GÉNERO
    Artículo de revista – Ensayos
    CITA BIBLIOGRAFICA

    Ortiz Saralegui, Juvenal. "Hacia el arte revolucionario III". Movimiento. Órgano Oficial de la Confederación de trabajadores intelectuales del Uruguay (Montevideo, Uruguay), No. 5 (April 1934): 2.

    DESCRIPTORES DE TÓPICO
Resumen

Este artículo de Juvenal Ortiz Saralegui es parte de una serie de este mismo autor en la revista Movimiento (órgano de prensa de la CTIU, Confederación de Trabajadores Intelectuales del Uruguay), en la cual pretende definir el marco teórico de un “arte revolucionario” que al mismo tiempo respete el lenguaje individual de cada artista. Tal afirmación será leída por sus propios camaradas —en el marco del radicalismo político de izquierda pautado por el Komintern de 1929— como una concesión al “arte burgués”. Con ello, se alimenta breve polémica al respecto en dicho periódico.

Comentarios críticos

El poeta Juvenal Ortiz Saralegui (1907–59) fue uno de los intelectuales cooptados por la explosiva prédica pictórico-ideológica de David Alfaro Siqueiros durante su breve estadía en Montevideo (febrero-abril de 1933). JOS participó, junto al poeta Basso Maglio (1899–1961), en la creación de la AER (Asociación de Escritores Revolucionarios), afiliada a la CTIU. 

 

Ortiz Saralegui, cuya trayectoria política en la década de los treinta como militante antifascista y fervoroso adherente a la Segunda República Española (1931–39) no dejó dudas sobre su convicción ideológica, expone en este artículo su objetivo, esto es, la necesidad de un equilibrio entre la objetividad de la causa revolucionaria que abrazan los artistas de izquierda como asunto político, por un lado, y el respeto a la subjetividad estética como asunto ético, por el otro. En esa época el término “arte-purismo” era utilizado entre intelectuales comunistas para denostar todo arte que no tuviera un “mensaje” explícito de tipo social-revolucionario. El autor arriesga la opinión personal de que no todo “arte-purista” es “arte burgués”, una vez que puede ser expresión de una rebelión íntima con lenguaje propio sin por eso estar al servicio de la clase social “burguesa”. El texto busca deslindar a este tipo de arte (abstracto, interiorista) de todo posible contenido de clase. Ortiz Saralegui considera necesario separarlo conceptualmente del llamado “arte burgués” (un arte tildado de servicio de los intereses del capitalismo), ya que no es un arte reclamado ni comprendido por esa clase social burguesa, aunque tampoco por la proletaria, con lo cual se señala una paradoja. A su juicio, sin embargo, este arte irrumpe hasta convertirse, incluso, en un tránsito hacia definiciones del artista en el campo del arte revolucionario. Se plantea aquí, más que un problema ideológico, un problema táctico; sobre todo, en el sentido de cómo ganar para el arte del realismo social a los artistas que trabajan entonces en el campo del llamado “arte-purismo”.

 

[Como lectura complementaria, véanse en el archivo digital ICAA los siguientes textos escritos por Juvenal Ortiz Saralegui: “Consideraciones sobre la expresión heroica” (doc. no. 1225615); “Fuera del Salón Oficial” (doc. no. 1221528); “Hacia el arte revolucionario” (doc. no. 1198856); y “Los jurados de los salarios artísticos de 1935 atentó contra la cultura” (doc. no. 1225596)].

Investigador
Marina Garcia, Gabriel Peluffo
Localización
Biblioteca Nacional de Montevideo