Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
Resumen

El autor inicia con un comentario a la exposición pictórica conjunta en la Galería de Lima. Juzga que la sala dedicada a Fernando de Szyszlo, de tendencia insólita para el medio local, torna necesario difundir su comprensión. Señala que, en este tipo de obras, “la línea y el color carecen de la función descriptiva que tienen en la pintura común”. En este sentido, afirma que buena parte de los cuadros revelan “un temperamento rico, cualidad que unida a un gran sentido del color y a una patente inquietud espiritual, es promisora (…)”, aunque detecte influencias picassianas. Contrasta esta “severa disciplina” con la producción de Jorge Eduardo Eielson (exhibida en una sala contigua), autor de una “eufórica nota de calor y ternura humana”. En su opinión, sus dibujos revelan la sensibilidad de un poeta y, al mismo tiempo, un talento para la ilustración. Refuerza el interés de que estos enfoques salgan a la luz pública en el Perú.

Comentarios críticos

Artículo del crítico hispano-cubano Antonio Flórez Estrada (1898–1954), bajo las iniciales de T. F. E., sobre la exposición conjunta de Fernando de Szyszlo y Jorge Eduardo Eieslon en la Galería de Lima (agosto de 1948).

 

En mayo de 1947, la publicación de Expresión de principios de la Agrupación Espacio —el grupo constituido por arquitectos, artistas, escritores e intelectuales peruanos— marcó el inicio simbólico del modernismo artístico y arquitectónico en el Perú, al otorgarle un alcance generacional del que habían carecido los anteriores intentos renovadores [véase en el archivo digital ICAA, por Luis Miró Quesada Garland et al., “Expresión de principios de la Agrupación Espacio” (doc. no. 1126309)]. Poco tiempo después, algunos de sus adherentes evidenciaron la radicalidad de la propuesta, buscando superar la estrechez de la plástica local por medio del ejemplo —asimilado a través de libros y reproducciones— de los grandes maestros de la modernidad. El mismo mes en que apareció Expresión de principios, uno de sus signatarios, Fernando de Szyszlo (n. 1925), realizó su primera muestra pictórica individual en el ICPN (Instituto Cultural Peruano Norteamericano) de Lima, donde exhibió obras con clara influencia de Pablo Picasso y Rufino Tamayo. La muestra fue elogiada por críticos progresistas como Juan Barreto (1913–91) [ver Juan Barreto, “Nota de arte: primera exposición de Fernando de Szyszlo” (doc. no. 1151195)] —pintor afiliado al modernismo formalista del “retour à l’ordre”— y Jorge Eduardo Eielson (1924–2006), uno de los poetas y artistas jóvenes más talentosos del momento [consúltese “Primera exposición de Fernando de Szyszlo”, de Jorge Eduardo Eielson (doc. no. 1151211)]. En 1948, Eielson y Szyszlo presentaron una muestra conjunta en la Galería de Lima, dentro de esta misma actitud experimental que entonces pretendió incorporar elementos precolombinos, mediatizados por vanguardias europeas. La propuesta fue promovida por el crítico y periodista Samuel Pérez Barreto (1921–2003), como salida a la dicotomía entre modernidad y localismo. El mismo año, Eielson partió a Europa becado por el gobierno francés, donde logró una destacada carrera como poeta y artista plástico. En 1949 y antes de viajar a París, Szyszlo presentó su última individual; estando allá, terminó por adscribirse a la abstracción cosmopolita [ver reseña de Guido Strazza y Samuel Pérez Barreto, “Dos notas sobre Szyszlo” (doc. no. 1151228)]. Esa muestra provocó un áspero comentario de Carlos Raygada (1898–1953), prestigioso crítico local, quien atacó su dependencia extrema de modelos apenas conocidos sólo vía reproducciones [ver de Carlos Raygada, “Exposición Szyszlo” (doc. no. 1151246)]. Con estos comentarios (positivos o adversos), la crítica peruana asumió una posición intransigente frente al ingreso de lenguajes experimentales que adulteran formatos y circuitos de la plástica “seria”. 

Investigador
Ricardo Kusunoki
Equipo
Museo de Arte de Lima, Lima, Peru
Crédito
Courtesy of the private archives of Martha L. Canfield, Firenze, Italy