Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
  • Registro ICAA
    1150803
    TÍTULO
    Algunas notas sobre la pintura abstracta que se exhibe en la "Galería de Lima" / F. F.
    IN
    El Comercio (Lima, Perú). -- Oct. 6, 1950
    IDIOMAS
    Español
    TIPO Y GÉNERO
    Artículo de prensa – Ensayos
    CITA BIBLIOGRAFICA
    El Comercio (Lima, Perú). "Algunas notas sobre la pintura abstracta que se exhibe en la "Galería de Lima." October 6, 1950.
    DESCRIPTORES NOMBRES
    DESCRIPTORES GEOGRÁFICOS
Resumen

Comentario de autor desconocido, firmado con las siglas “F.F.”, a propósito de la exposición del artista suizo-peruano Enrique Kleiser, realizada en la Galería de Lima (Perú). Para el autor se trataría de la primera vez que en la ciudad se exhibe pintura abstracta, “o mejor llamada no figurativa”, por lo que era necesario aclarar la desorientación de un público acostumbrado a buscar en las obras “algún significado extra-pictórico”. Se trata, ante todo, de explicar que “la pintura abstracta no quiere decir nada objetivo, no representa ni describe nada objetivo”, sólo buscaría “lograr una combinación de formas, colores y ritmos”. Concretaría por tanto la definición de pintura acuñada por Maurice Denis: “una superficie plana cubierta de colores reunidos en cierto orden”.

Para F.F., al sugerir “emociones exclusivamente plásticas”, la pintura abstracta es “la más libre de todas”, porque “[n]o le detiene nada, no hay formas preexistentes ni moldes precisos”. El espectador se encontraría así en libertad para únicamente juzgar “si le agrada o no el cuadro”, pues lejos de plantearse como recreación de objetos físicos, las formas constituirían creaciones absolutas, cuya sola armonía “agrada y sugiere emociones”.  De esta forma, “el horizonte del artista se amplía hasta el infinito. Puede hacer lo que le viene en gana con tal de que lo haga bien”. Pero la novedad de esta tendencia impediría afirmaciones rotundas sobre su valía, a ser determinada por el paso del tiempo: “recordemos que Delacroix fue tan combatido como lo son hoy Miró, Gis, Picasso o Klee”. “En el fondo de la cuestión”, concluye, “solamente es permanente lo que está bien pintado y lo que responde a una íntima verdad”.

Comentarios críticos

Aunque desde finales de la década de 1940, artistas como Juan Barreto (Concepción, 1913–Lima, 1991), Juan Manuel de la Colina (Barcelona, 1917) o Antonino Espinosa Saldaña (Lima, 1893–1969) llegaron a definir un lenguaje abstracto en su pintura más experimental, recién en octubre de 1950 se realizó la primera muestra no figurativa en el Perú. Ella ligó inseparablemente el nombre del expositor -el pintor suizo-peruano Enrique Kleiser- a la historia peruana de la abstracción, si bien ésta sólo constituiría una etapa en la larga trayectoria del artista. Exhibida en la Galería de Lima –centro de promoción del modernismo artístico limeño- la muestra fue elogiada con ciertas reservas por el crítico Carlos Raygada (Lima, 1898–1953) desde las páginas del diario limeño El Comercio. En general, los pocos comentarios formulados por la crítica local fueron positivos, y en ningún momento implicaron un rechazo a la nueva tendencia, en contraste con las tomas de posición generadas en mayo de 1951 por la exposición y declaraciones del pintor Fernando de Szyszlo (Lima, 1925). Significativamente, aunque un firmante de siglas F. F. remarcó la oposición entre pintura no figurativa y “representación”, algunas obras expuestas por Kleiser evidenciaron la formulación de un lenguaje abstracto a partir de la síntesis extrema de la realidad visual. Esta característica probablemente constituyó la diferencia fundamental con el lenguaje no figurativo desplegado por Szyszlo al año siguiente, sin nexo alguno con el concepto tradicional de “tema”. Por encima de ello, la diferente fortuna crítica de ambas exposiciones demuestra el papel central que jugó la negación entonces hecha por Szyszlo de cualquier referente artístico local: “en el Perú no hay pintores”, llegó a manifestar en explosivas declaraciones que sirvieron  como desencadenante para lo que entonces sí constituiría la primera polémica peruana sobre la abstracción.

Investigador
Ricardo Kusunoki
Equipo
Museo de Arte de Lima, Lima, Peru