Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
  • Registro ICAA
    1146856
    TÍTULO
    Ya se empieza a pintar la costa / Luis Fernández Prada
    IN
    Cultura Peruana: revista bimestral ilustrada (Lima, Perú). -- no. 8 (Jun. 1942)
    IDIOMAS
    Español
    TIPO Y GÉNERO
    Artículo de revista – Ensayos
    CITA BIBLIOGRAFICA
    Fernández Prada, Luis. "Ya se empieza a pintar la costa." Cultura Peruana: revista bimestral ilustrada (Lima, Perú) no. 8 (Jun. 1942)
    DESCRIPTORES DE TÓPICO
Resumen

Artículo de Luis Fernández Prada, en el que advierte “una tendencia consistente en la reivindicación de nuestra Costa”, cuya ausencia de intenciones programáticas podría convertirla en una auténtica escuela. Paralelamente, contrasta las deficiencias plásticas del “peruanismo serrano” con la pretensión de una legitimidad pictórica que escasamente pudo “imponer un arte comarcano y poner diques a todas las corrientes plásticas procedentes de Europa”. Dicha tendencia intentó imitar la pintura mexicana, sin considerar el papel que jugó el aprendizaje europeo en Diego Rivera, ni tampoco la libertad creativa existente en las escuelas libres de ese país. Para el autor, la “pintura peruanista” apareció despreciando la costa, en parte por la decisiva influencia que habría tenido la revista Amauta. Numerosos artistas viajarían a la sierra. En su opinión, “la América indo-española es un continente plagado de literatura”, por lo que urge que la pintura, en especial, se “desintelectualice” y asuma valores puramente formales. Considera que en el Perú “no puede haber ya una escuela pictórica” debido a las condiciones adversas del país y, en principio, a la inexistencia de una personalidad genial que pudiera concretarla. Para el autor, el paisaje de la costa exige el desarrollo de una personalidad, y destaca la influencia positiva de los artistas extranjeros y peruanos formados fuera del país.

Comentarios críticos

Hacia 1940, la costa peruana ocupaba un lugar secundario en el gran proyecto de representación del país llevado a cabo por el indigenismo, enfocado más en la plasmación de paisajes y formas de vida serranas. Aunque las costumbres populares criollas solían formar parte del repertorio temático de este movimiento artístico, no ocurría lo mismo con el paisaje del litoral. De hecho, la reivindicación del indígena enfatizaba ciertos valores (fuerza y reciedumbre), supuestamente determinados axiológicamente por el marco geográfico de la sierra andina, los cuales mal se avenían con la horizontalidad monocromática de los desiertos costeños. Sin embargo, fue esta carencia de elementos pintoresquistas la que motivó que algunos críticos y artistas locales vieran en la representación de la costa el medio para imponer una nueva concepción de la pintura, basada en un formalismo estricto. Así, opositores al indigenismo como Raúl María Pereira y Luis Fernández Prada (1917–73) destacaron las dificultades técnicas que el paisaje casi inexplorado de la costa planteaba a los artistas. No por casualidad, quienes dirigían su atención a esta región geográfica eran los cultores locales de una “pintura pura”: Ricardo Grau (1906–70), Macedonio de la Torre (1893–1981) y Federico Reinoso (1912–85). 

 

[Para más información, consulte en el archivo digital ICAA un texto paralelo sobre la pintura costeña escrito por Raúl María Pereira, “La costa y la pintura peruana” (doc. no. 1146840)].

Investigador
Ricardo Kusunoki
Equipo
Museo de Arte de Lima, Lima, Peru