Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
Resumen

Reseña de la disertación del pintor mexicano David Alfaro Siqueiros –“La pintura mexicana moderna y el arte para la victoria”- ofrecida en la Escuela Nacional de Bellas Artes de Lima, Perú. Planteada como una aclaración del “verdadero carácter del movimiento pictórico” mexicano, la exposición intentó impulsar los esfuerzos de los artistas e intelectuales americanos “en favor de las democracias”. Siqueiros vio el surgimiento en 1910 de una generación capacitada para romper con “el reflejo rutinario de la pintura europea” vigente hasta entonces. Afirmó que con la conmoción política, “la revolución penetró en la Escuela de Bellas Artes, para transformarlo todo”. El acercamiento de los artistas al pueblo habría motivado la creación de “la gran audiencia sin la cual ningún arte es posible”. Con el triunfo de Francisco Madero se iniciaría además el método de las escuelas al aire libre, así como el aprecio por el arte popular. Las movilizaciones en la posterior guerra civil generarían no sólo una cambio de actitud frente al paisaje, sino “un nuevo sentimiento del hombre hacia el hombre”, que llevó a la resolución plástica de “los nuevos problemas que presentaba la consecución de la libertad”. Siqueiros describió el redescubrimiento de la técnica del fresco, y las polémicas en torno al muralismo, incluyendo los conflictos al interior del movimiento y sus relaciones con la gráfica y la prensa revolucionaria. Proclamó “la conveniente colaboración del Estado con los artistas”, al propugnar la primacía del arte público o colectivo, diferenciando  “las formas mayores y las formas menores: aquellas son las permanentes; estas, las superficiales y transitorias”.  En este sentido, rechaza cualquier solución intimista para el arte americano, el que requeriría de “formas nuevas, nuevos conceptos”. Finalmente llamó a la creación de una asamblea de artistas e intelectuales “para crear un fondo común pro-democracias”.

Comentarios críticos

A fines de marzo de 1943, el influyente pintor mexicano David Alfaro Siqueiros hizo un muy breve paso por Lima (Perú) como parte de una serie de visitas a diversas capitales latinoamericanas, realizadas con el fin de comprometer a sus artistas e intelectuales con la causa aliada en la II Guerra Mundial. Por este motivo, el 22 de aquel mes dictó una conferencia en la Escuela Nacional de Bellas Artes de Lima (ENBA) bajo los auspicios del director de esta institución, el pintor peruano José Sabogal, fundador y líder de la escuela indigenista en el país. En su disertación, Siqueiros definió la génesis de la “escuela” mexicana de pintura como una conjunción entre renovación plástica y compromiso político, que habría encontrado en el muralismo su cabal medio expresivo. En este sentido, la II Guerra Mundial constituía una ocasión para replicar la experiencia mexicana en la lucha contra la Alemania nazi y el fascismo. Aunque la prensa local sólo parece haber publicado reseñas del discurso, no por ello este dejaría de influenciar al medio artístico limeño. Paradójicamente muchas de sus apreciaciones serían años después recogidas por un crítico como Luis Fernández Prada (Otuzco, 1917 – Lima, 1973), uno de los principales opositores del indigenismo de la ENBA. Es también interesante el que no se registraran polémicas inmediatas vinculables a esta conferencia.

Investigador
Ricardo Kusunoki
Equipo
Museo de Arte de Lima, Lima, Peru