Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
  • Registro ICAA
    1141164
    TÍTULO
    México comenta el rotundo triunfo de Julia Codesido en Estados Unidos
    IN
    La Crónica (Lima, Perú). -- Mar. 22, 1936
    IDIOMAS
    Español
    TIPO Y GÉNERO
    Artículo de prensa – Ensayos
    CITA BIBLIOGRAFICA
    La Crónica (Lima, Perú). "México comenta el rotundo triunfo de Julia Codesido en Estados Unidos." March 22, 1936.
    DESCRIPTORES NOMBRES
    DESCRIPTORES GEOGRÁFICOS
Resumen

Transcripción del comentario aparecido en El Universal Gráfico de México sobre la exposición realizada por Julia Codesido en la galería Delphic Studios (Nueva York, 1936), publicada por el diario limeño La Crónica. El redactor de la nota mexicana se refiere al éxito de la exposición, elogiada por artistas, críticos y aficionados. Cita a José Clemente Orozco, quien escribió sobre ella ser “una artista de verdad que está aportando una contribución vital al Arte Continental Americano”. Menciona el libro América Hispana del escritor norteamericano Waldo Frank, donde señala a José Sabogal y Codesido como “dignos de ser colocados junto a los mejores artistas del México Revolucionario”. Asimismo, recoge el comentario del pintor David Alfaro Siqueiros, a propósito de la muestra de Codesido (el año anterior en la Ciudad de México): “una nueva y preciosa adquisición del arte revolucionario de América, en el sentido social no solamente artístico”, precisando que, si bien fue Sabogal quien llevó las inquietudes mexicanas al Perú en 1923, Codesido llevará “nuestras experiencias y profundas rectificaciones”. A su juicio, la pintura peruana y la mexicana marchan paralelamente, ya que ambas acuden a los indios sin buscar transcribir aspectos exteriores o pintorescos. En comentario previo, la redacción de La Crónica señala la similitud estética entre ambos países.

Comentarios críticos

El indigenismo pictórico tuvo auge en el Perú entre las décadas de 1920 y 1940. Se inserta en un movimiento más amplio dentro de la sociedad peruana: la redefinición de la identidad nacional en función de componentes autóctonos. Si bien en determinados momentos estuvo abocado a la revaloración de “lo indígena” y de un pasado incaico, considerado glorioso, también asumió la defensa de una identidad mestiza como integración de “lo nativo” y “lo hispánico”. El principal ideólogo y líder indiscutido del indigenismo en las artes plásticas fue José Sabogal (1888–1956), para cuyo profundo sentido de “lo raigal” influyeron decisivamente las tendencias regionalistas en el arte de España (Ignacio Zuloaga [1870–1945], entre otros) y en la Argentina (Jorge Bermúdez [1883–1926], por mencionar uno); países en lo que Sabogal pasó largos años formativos. Al volver al Perú, a finales de 1918, se instaló en el Cusco, donde pintó cerca de cuarenta óleos sobre personajes y vistas de esta ciudad, luego exhibidos en Lima (1919). Tal exposición se considera como el inicio formal del indigenismo pictórico en el Perú. Su segunda muestra individual limeña fue en las salas del Casino Español (1921), y con ella consolidó su prestigio. En 1920, Sabogal se integró a la plana docente de la nueva Escuela Nacional de Bellas Artes hasta asumir su dirección (1932–43). Allí formó a un grupo de pintores que se adhieren al movimiento indigenista como Julia Codesido, Alicia Bustamante (1905–68), Teresa Carvallo (1895–1988), Enrique Camino Brent (1909–60) y Camilo Blas (1903–85).

A diferencia de sus compañeros, Julia Codesido asumió el indigenismo como punto de partida para una evolución personal que la condujo —en sus años de madurez— hasta la antesala misma de la abstracción, conjugando el “descubrimiento visual del país con la irrupción inexorable de la modernidad” [Wuffarden, Luis Eduardo. Julia Codesido (1938–1979): muestra antológica. (Lima: CCPUCP, 2004)]. Su peculiar recorrido es explicable por la migración de su familia a Europa, a inicios del siglo XX, donde pudo conocer el desarrollo de las vanguardias artísticas. De regreso a Lima, asistió primero al taller del pintor Teófilo Castillo y posteriormente, con la apertura de la Escuela Nacional de Bellas Artes (1919), se integra a esta institución. Al realizar su primera exposición en la Academia Nacional de Música Alcedo (Lima, 1929), pasa a ser considerada como artista de “tendencia vernácula”; sin embargo, descollaba ya su personalidad artística, capaz de una expresiva estilización (color y diseño). En 1931 es nombrada profesora de la ENBA, cuando presenta su segunda individual, con planteamientos pictóricos más complejos; su voluntad ornamental la impulsa a abandonar el lastre académico. Su interés en la cultura viva del Perú la perfila hacia un estilo que, no obstante, evade el documento etnográfico. En 1935, tras ser una de las primeras artistas que inaugura con una muestra suya el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México, proyecta su dimensión internacional. El destaque que le otorgan a su propuesta pictórica los muralistas mexicanos es el trasfondo que le permite acceso al mercado norteamericano, exponiendo tanto en la galería de Delphic Studios de Nueva York (1936) como en el Museum of Modern Art de San Francisco (1937).

[Como lectura complementaria sobre Julia Codesido, véanse en el archivo digital ICAA los siguientes textos: de Carmen Saco “Disciplina y sentido cósmico en los cuadros de Julia Codesido” (doc. no. 1136583) y “Notas de arte: Exposición de pinturas Julia Codesido” (doc. no. 1136647); de Juan Puppo “El arte moderno de Julia Codesido” (doc. no. 1136567); de Carlos Raygada “La exposición de Julia Codesido” (doc. no. 1141261); de Raúl María Pereira “La exposición de Julia Codesido” (doc. no. 1141245); de Carlos Solari (con el pseudónimo de “Don Quijote”) “La exposición de la señorita Julia Codesido” (doc. no. 1147891); de Clodoaldo López Merino (con el pseudónimo de “EGO”) “Exposición de pintura de Julia Codesido” (doc. no. 1147874); (sin autor) “Impresiones de Julia Codesido después de su expos. en N. York” (doc. no. 1141277); de Aquiles Ralli “Julia Codesido y Sabogal son buenos pintores” (doc. no. 1150882); de J. C. M. “La exposición de Julia Codesido en la Academia Alzedo [sic]” (doc. no. 1141179); y de Augusto Aguirre Morales “La obra pictórica de Julia Codesido” (doc. no. 1141196). Además, véase la carta escrita por la dirección y alumnos de la Escuela Nacional de Bellas Artes al entonces presidente del Perú, Manuel Prado Ugarteche, solicitando la reposición de José Sabogal como director de la escuela, la cual firma Codesido (doc. no. 1140784)].

Investigador
Gabriela Germaná Roquez
Equipo
Museo de Arte de Lima, Lima, Peru
Crédito
Reproduced with the permission of the publisher, Lima, Peru