Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
  • Registro ICAA
    1141048
    TÍTULO
    Sabogal y una escuela peruana de pintura
    IN
    Semanario Peruano 1949 : con las noticias que hacen historia (Lima, Perú). -- No. 9 (Feb. 28, 1949)
    DESCRIPCIÓN
    p. 22 : ill.
    IDIOMAS
    Español
    TIPO Y GÉNERO
    Artículo de revista – Ensayos
    CITA BIBLIOGRAFICA
    "Sabogal y una escuela peruana de pintura." Semanario Peruano 1949: con las noticias que hacen historia (Lima, Perú), no. 9 (February 28, 1949): 22.

    DESCRIPTORES DE TÓPICO
Resumen

Nota periodística sobre la trayectoria artística de José Sabogal, entonces trabajando en una nueva pintura de título Garcilaso. El autor señala que “en el rostro de la figura defínense, gracias a un hábil efecto de luz, las dos razas”, y añade que el pintor sigue “empeñado en la obra que hace tiempo inició y que hoy se ha convertido en credo y escuela de raigambre netamente peruana”. A propósito de la primera exposición de Sabogal en Lima (1919), se remarca que “en un ambiente de influencia y copias extranjeras fue el primero que volvió los ojos hacia lo propio”. Asimismo, el redactor incide en que, para Sabogal, “una pintura peruana debe buscar el camino hacia las tres capas de formación: la india, la española y la chola”. Tras su viaje a México (1923), donde pudo apreciar el auge que adquirió el muralismo a través de la llamada Escuela Mexicana, este “intensificó su labor con resultados amplios y constructivos”. Ello habría suscitado un ataque hacia lo que se consideraba la “pintura fea” del indigenismo, descontento que, a su juicio, provenía de “quienes se muestran partidarios de las influencias europeas”. Al contrario, si este movimiento “llega a abrirse más amplio camino (…) y llega a las representaciones murales en fresco, será posible que con el tiempo cristalice el mote de Escuela Peruana”.

Comentarios críticos

Entrevistas tardías como esta no sólo se refieren a los aspectos señalados sobre el pintor indigenista, sino que tienden además a presentar un balance de su trayectoria, buscando reivindicar la figura de Sabogal en un período en que el indigenismo (duramente criticado por los movimientos vanguardistas) ya no contaba con el reconocimiento de épocas anteriores. El redactor se refiere además al apoyo que el pintor recibió con motivo de su renuncia (en 1943) a la dirección de la Escuela de Bellas Artes del Perú. Tras una pausa de ocho años, estaba en juego, todavía, la esperanza en el desarrollo de un arte mural con contenido social. Sobre la relación del indigenismo con las artes populares, se destaca la labor de Sabogal en sacarlas del desprecio del medio artístico o bien de la indiferencia general en un país de lastre indígena.

El indigenismo pictórico tuvo auge en el Perú entre las décadas de 1920 y 1940. Se inserta en un movimiento más amplio dentro de la sociedad peruana: la redefinición de la identidad nacional en función de componentes autóctonos. Si bien en determinados momentos estuvo abocado a la revaloración de “lo indígena” y de un pasado incaico, considerado glorioso, también asumió la defensa de una identidad mestiza como integración de “lo nativo” y “lo hispánico”. El principal ideólogo y líder indiscutido del indigenismo en las artes plásticas fue José Sabogal (1888–1956), para cuyo profundo sentido de “lo raigal” influyeron decisivamente las tendencias regionalistas en el arte de España (Ignacio Zuloaga [1870–1945], entre otros) y en la Argentina (Jorge Bermúdez [1883–1926], por mencionar uno); países en lo que Sabogal pasó largos años formativos. Al volver al Perú, a finales de 1918, se instaló en el Cusco, donde pintó cerca de cuarenta óleos sobre personajes y vistas de esta ciudad, luego exhibidos en Lima (1919). Tal exposición se considera como el inicio formal del indigenismo pictórico en el Perú. Su segunda muestra individual limeña fue en las salas del Casino Español (1921), y con ella consolidó su prestigio. En 1920, Sabogal se integró a la plana docente de la nueva Escuela Nacional de Bellas Artes hasta asumir su dirección (1932–43). Allí formó a un grupo de pintores que se adhieren al movimiento indigenista como Julia Codesido, Alicia Bustamante (1905–68), Teresa Carvallo (1895–1988), Enrique Camino Brent (1909–60) y Camilo Blas (1903–85).

Hacia mediados de la década de 1930 se articuló una fuerte oposición contra esa tendencia —percibida como oficial y excluyente— hasta la destitución, en 1943, de Sabogal de la Escuela Nacional de Bellas Artes. Para los seguidores del indigenismo se trató de una disposición injusta, produciéndose un movimiento de adhesión al pintor expresado en cartas, notas periodísticas y eventos sociales.

El último período de Sabogal —definible entre mediados de la década de los cuarenta y 1956 (año de su muerte)— está marcado por su retorno a una intensa producción pictórica en su taller, la cual dio lugar a su última exposición realizada, en 1954, en la Sociedad de Arquitectos del Perú (Lima). Destaca también, en esta etapa, su preocupación tanto por difundir (siguiendo el modelo mexicano) la práctica del muralismo en el Perú como su interés por el estudio del arte popular. Esto desde el año 1946 cuando reanuda su labor como director del Instituto de Arte Peruano (Museo Nacional de la Cultura Peruana), lo que le permitirá retomar el concepto de “arte mestizo” reflejado en sus cuadros sobre el Inca Garcilaso de la Vega.

[Hay un gran número de textos sobre el artista en el archivo digital ICAA, de los cuales destacamos los siguientes del propio Sabogal: “Arquitectura peruana: la casona arequipeña (doc. no. 1173340); “La cúpula en América” (doc. no. 1125912); “Mariano Flórez, artista burilador de ‘mates’ peruanos, murió en Huancayo: José Sabogal su admirador y amigo, le rinde homenaje” (doc. no. 1136695); “Los mates burilados y las estampas del pintor criollo Pancho Fierro” (doc. no. 1173400); “Los ‘mates’ y el yaraví” (doc. no. 1126008); “La pintura mexicana moderna” (doc. no. 1051636); y “Sala de arte popular peruano en el Museo de la Cultura: selecciones de arte” (doc. no. 1173418)].

Investigador
Gabriela Germaná Roquez
Equipo
Museo de Arte de Lima, Lima, Peru
Crédito
Courtesy of Family Genaro Carnero Q./ Semanario Peruano 1949-1951