Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
Resumen

El autor señala como principal característica entre las obras expuestas en el Primer Salón Anual de Pintura Peruana,  “una fuerte y cohesionada predilección hacia la objetividad”. Entre ellos destaca a Alfredo Ruiz Rosas, por su “logrado mestizaje de valores sociales y estéticos”; poniendo en evidencia así “la positiva organización del pensamiento estético de la nueva generación” al haber superado ya “la expresión puramente formalista o el prurito de la desfiguración morbosa”. Bajo la idea de desfiguro caracteriza una clase que privilegia el valor “esteticista o el gusto aristocrático”. En su texto, Alejandro Romualdo sugiere la existencia de otro género de pintores; los cuales, al margen de sus logros estéticos, siguen “trillando el ya trillado camino de las experiencias plásticas de hace dos guerras”. Considera además que la abstracción, en el Perú, escasea de representantes jóvenes que el Salón ejemplifica únicamente con el arquitecto y escultor Emilio Rodríguez Larraín. Aprecia, sin embargo, lo que llama “una nueva disposición pictórica” entre los jóvenes.  

Comentarios críticos

Artículo donde Romualdo Valle reflexiona sobre las orientaciones de la pintura actual, presentadas en el Primer Salón Anual de Pintura Peruana, organizado por la Universidad Nacional de San Marcos de Lima.

 

Durante la década de 1950, el poeta, dibujante y periodista peruano Alejandro Romualdo Valle (1926–2008) fue uno de los principales detractores del arte abstracto en su país. En junio de 1951 intervino en la primera polémica local en torno a dicha tendencia. [Véase en el archivo digital ICAA el artículo por Valle, “Gran problema del arte peruano es la falta de críticos: "Xanno": (doc. no. 1150928)]. Su actitud era entonces contraria a cualquier sesgo ideológico en la crítica de arte; pero este punto de vista y su propia poesía se orientaron hacia una abierta militancia de izquierda a raíz de una estadía en Europa, entre 1952 y 1953, donde cursó estudios de literatura en Madrid. De regreso a Lima, sus críticas de arte —publicadas en el diario La Crónica— destacarían por su causticidad contra la abstracción, en la polémica que polarizaba al medio artístico local. A inicios de 1955, Valle debatió con el principal ideólogo del modernismo en el Perú, arquitecto Luis Miró Quesada Garland (1914–94), en torno al triunfo en el II Salón Moncloa del pintor realista social Alfredo Ruiz Rosas (1926–2002) [“En blanca y negra...” (doc. no. 859826); “Sobre un arte integral” (doc. no. 859917), ambos escritos por Garland]. Ese mismo año, a propósito del Primer Salón Anual de Pintura Peruana (organizado por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima), Valle hizo un balance de las “jóvenes” orientaciones pictóricas en el país que, a su entender, confirmaban el triunfo de una figuración renovadora. En un contexto que desmintió sus predicciones conforme al finalizar la década de los cincuenta, Valle fue consecuente en su defensa del “arte comprometido” en diversas colaboraciones publicadas en revistas de la capital peruana. 

Investigador
Ricardo Kusunoki
Equipo
Museo de Arte de Lima, Lima, Peru
Crédito
Courtesy of a private archive, Lima, Peru