Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
Resumen

Este texto de Jorge Falcón comenta la exposición de pintura francesa De Manet a nuestros días, inaugurada en la Municipalidad de Lima (15 de marzo de 1950). Para el escritor y militante comunista, la acogida de la muestra en el medio local es indicio de la mentalidad colonial, por elogiarse sólo “lo adjetivo de la pintura: francesa”. Advierte la ausencia de pintores de ese país, imprescindibles en un panorama de la modernidad plástica: Paul Cézanne, Paul Gauguin y Vincent Van Gogh. Aunque reconozca valores formales y técnicos en lo expuesto, acota que “no siempre formas nuevas expresan espíritu nuevo”. El autor pone el dedo en la llaga abstracta; o sea, en el afán esteticista y el lenguaje no-figurativo predominantes en la muestra, los cuales “revela[n] la decadencia de la cultura burguesa” al postergar las expresiones realistas, capaces de garantizar que el arte exprese preocupaciones del hombre de hoy. Si bien aprecia la inclusión de Pablo Picasso en el evento, lamenta que no sea con obras tales como Guernica y/o la Paloma de la Paz, que “rechazan el escapismo artístico y social”. La muestra, en cambio, privilegia “abstraccionistas de vida y aquellos que desfiguran las formas naturales”. Falcón lamenta que sólo pueda encontrarse un “mensaje” en las piezas de principio de siglo.

Comentarios críticos

La exposición De Manet a nuestros días, organizada por el crítico francés Gaston Diehl (1912–99) e itinerante por varios países sudamericanos, permitió, por vez primera, la confrontación directa del público de la capital peruana con un conjunto amplio de obras que pretendía trazar génesis y actualidad de la modernidad pictórica francesa. Tal circunstancia forzó a la crítica local a tomar posiciones ante el proceso evolutivo de las vanguardias, resumido por la muestra de manera bastante desigual. La discusión resultante ofrece un interesante preámbulo a la nutrida polémica sobre el arte no-figurativo, asunto que dominó la discusión artística a lo largo de la década de cincuenta.

 

En este debate, hay que destacar los argumentos principales de una izquierda intelectual representada por los escritores Juan Ríos (1914–91) [véase en el archivo digital ICAA, “A propósito de la exposición de pintura francesa contemporánea” (doc. no. 1138917)] y Jorge Falcón (1908–2003), para quienes el reconocimiento de los logros formales en el arte contemporáneo no impide la denuncia exaltada tanto del “formalismo” como de la no-figuración, ambos siendo síntomas del supuesto decadentismo burgués (e incluso generalizado en Europa). Algo que, a juicio de ambos escritores peruanos, se extendía también a intelectuales progresistas antagonizados con el PCF (Partido Comunista Francés), tales como André Malraux (1901–76) y Jean Paul Sartre (1905–80). La opción que reivindican esas posiciones es la del compromiso social (a la manera del muralismo mexicano) y ciertos momentos picassianos (por ejemplo en Guernica). La respuesta más significativa a esos enfoques le correspondió al poeta y artista César Moro (1903–56), quien asume la defensa del cosmopolitismo, aunque critique la muestra por lo que considera su escaso rigor y falta de compromiso con la renovación y ruptura en la plástica moderna. [Consultar “Reflexiones extemporáneas sobre una exposición de pintura” (doc. no. 1138657)].

Investigador
Ricardo Kusunoki / Gustavo Buntinx
Equipo
Museo de Arte de Lima, Lima, Peru