Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
Resumen

Breve reportaje a Fernando de Szyszlo, realizado a su regreso a Lima tras varios años de vivir en París, ciudad a la que evoca como “un hervidero de vida”. Al describir con entusiasmo el estimulante ambiente cultural de la capital de Francia, destaca la figura del pintor alemán Hans Hartung, tanto por la influencia en su propio obra, como por su decisivo apoyo para la difusión de su primera muestra en esa ciudad, realizada en la Galería Mai. Szyszlo señala además que Hartung lo vinculó con más importantes artistas e intelectuales de la época, como el mexicano Rufino Tamayo, el español Joan Miró y el francés André Breton. Este último hizo un comentario elogioso sobre abarcar los extremos: “su pintura es abstracta, pero tiene una expresión muy peruana”. Szyszlo describe la casa del líder surrealista como “un templo” por la energía de las obras tanto contemporáneas como primitivas allí guardadas, cerámica preincaica, incluso. Tras relatar aspectos de su amistad con Tamayo, termina reafirmando su admiración por Hartung, quien en su opinión “será considerado por la crítica universal como uno de los genios de la pintura contemporánea”. Siendo una superación del “abstraccionismo frío y mecánico”, la pintura de Hartung implica “un lenguaje, un mensaje directo al interior del ser humano”.

Comentarios críticos

A inicios de 1951, el pintor peruano Fernando de Szyszlo (n. 1925) retornó a Lima, tras haber estado casi dos años en París, estadía determinante en su evolución hacia un expresionismo abstracto, ubicable entonces bajo la impronta del alemán Hans Hartung (1904–89). En mayo del mismo año, Szyszlo expuso su obra más reciente en la Sociedad de Arquitectos de la capital peruana, bajo auspicios de la Agrupación Espacio, grupo impulsor de la renovación plástica y arquitectónica del país. [Como lectura complementaria, véase en el archivo digital ICAA el siguiente texto referente a esta agrupación: “Expresión de principios de la Agrupación Espacio” (doc. no. 1126309). Escritos por la Agrupación Espacio, consulte “Polémica” (doc. no. 1137823); “Prescindir o no prescindir” (doc. no. 1138933); y “Polémica: ¿hay pintores en el Perú?” (doc. no. 1139402). Además, véanse de Samuel Pérez Barreto: “El Perú y la cultura: Sentido y expresión de las formas” (doc. no. 1138491); “Polémica: ‘polémica Espacio’” (doc. no. 1137916); y “Pintura: la guerra de los pintores: plumas por pinceles” (doc. no. 1137839)]. 

 

En general, la muestra fue recibida positivamente por la prensa, salvo algunas reticencias expuestas por el influyente crítico peruano Carlos Raygada (1898–1953) [véase “De arte: exposición Szyszlo” (doc. no. 1150738)]. El tono beligerante de la réplica de Szyszlo quedó opacado con su (hoy famosa) declaración al diario La Prensa: “no hay pintores en el Perú” (doc. no. 1137793). Con su abierto rechazo a la plástica coetánea de su país, protagonizó el primer debate peruano en torno al arte no figurativo, al provocar la respuesta airada tanto de intelectuales como de artistas del propio medio. [Para más información, véanse los siguientes artículos: (sin autor) “Pintores peruanos hay, lo que aún no hay es pintura peruana: dice Juan Ríos y agrega que la pintura abstracta es pobre e inhumana” (doc. no. 1137808); (sin autor) “Cristina Gálvez opina que sí hay pintores en el Perú: citó a cuatro: ‘Hay que ser muy intelectual para ser abstracto’ dijo y añadió luego ‘Szyszlo no es intelectual’” (doc. no. 1150897); de Sérvulo Gutiérrez “Qué arte abstracto ni que nada, el arte es esencialmente uno... lo que debe hacer el pintor es ‘pintar’” (doc. no. 1150851); (sin autor) “Gran problema del arte peruano es la falta de críticos: ‘Xanno’: Alejandro Romualdo Valle agregó que los que escriben sobre arte son improvisados o huachafos” (doc. no. 1150928); de Federico Costa y Laurent “La ‘polémica de los pintores’” (doc. no. 1150866); (sin autor) “‘Julia Codesido y Sabogal son buenos pintores’: Aquilles Ralli cree, además, que muchos sólo buscan la fama por medio de la publicidad” (doc. no. 1150882); de Juan Ríos “El debate sobre pintura: carta del Sr. Juan Ríos R.” (doc. no. 1150912) y “Balance de una polémica: cuatro preguntas fundamentales” (doc. no. 1137882); y de Ángel Guido “A los pintores peruanos” (doc. no. 1150943)].

 

Más allá de su buscado efecto polémico, la frase “no hay pintores en el Perú” aludió a la ausencia de referentes locales para cualquier artista que aspirara a insertarse dentro de las últimas tendencias de la plástica mundial. Precisamente, el debate trajo a la luz sus aristas más agudas al discutirse los términos que definirían una modernidad artística local, evidenciando las primeras divergencias dentro de su intelectualidad progresista. La defensa de la “abstracción telúrica” (como única vía legítima para el arte peruano) puso en pugna al crítico Samuel Pérez Barreto (1921–2003) con sus antiguos contertulios de la Agrupación Espacio, agrupación que rechazaba a los cuatro vientos cualquier identificación tendenciosamente totalizadora de “lo nacional” con “lo andino”.

Investigador
Ricardo Kusunoki
Equipo
Museo de Arte de Lima, Lima, Peru
Crédito
Courtesy of Family Genaro Carnero Q./Semanario Peruano 1949-1951.