Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
Resumen

El autor destaca aquí la intensidad de actividades en la escena artística de la capital peruana en 1954, tanto por el número como por la importancia de las exposiciones, un hecho que, a su juicio, evidencia la afirmación cada vez mayor de las artes plásticas en el Perú. La presencia de obras internacionales permitió un cotejo necesario entre lo realizado en el medio local y los desarrollos artísticos cosmopolitas cuyo balance resultó positivo. Para Ugarte Eléspuru, la exposición de Roberto Matta —presentada en la Galería de Lima (abril)— marcó el reinicio del debate entre dos posiciones del ámbito local: “filoeuropeismo artepurista” y “vitalistas afiliados a la concepción de la resurrección de lo nacional”. Cree que esta disputa iniciada a través de la obra del pintor chileno fijó el rumbo seguido por la discusión artística durante el año y estuvo sintonizada con la sucesión de exposiciones. Destaca la muestra del abstraccionista francés Jean Dewasne (octubre), definiéndola como “lo más calificado que se ha vistió en Lima” en materia de arte abstracto. Sin embargo, estas obras pictóricas cumplen tan sólo una función decorativa; si no intenta cuestionar su calidad estética, señala “los límites fatales de su posibilidad dogmática”. Hace un breve repaso a las exposiciones nacionales, elogiando el nivel alcanzado por la plástica local al incluir algunas cifras y estadísticas del período reseñado.

Comentarios críticos

En este texto, el pintor Juan Manuel Ugarte Eléspuru presenta el balance crítico de la actividad artística en Lima durante 1954.

 

Si bien las polémica declaraciones vertidas en mayo de 1951 por el pintor no figurativo Fernando de Szyszlo (n. 1925) iniciaron el debate sobre el arte abstracto en el medio artístico local [véanse en el archivo digital ICAA, el artículo “Dice Fernando Syszlo que no hay pintores en el Perú ni América : el joven pintor peruano declara sentir su pintura y la de los demás pero no puede explicarla” (sin autor) (doc. no. 1137793)], esta discusión se desarrolló en toda su amplitud tres años después. Ello fue consecuencia de la inusitada actividad artística del año 1954, cuyo eje principal fue el ambicioso ciclo de exposiciones programado por la Galería de Lima, principal centro animador de la polémica a través de sus exposiciones: el pintor chileno Roberto Matta (abril), pintores italianos contemporáneos (mayo), pintores surrealistas (julio) y el francés Jean Dewasne (octubre). A ello se sumó la exposición de arte mexicano, realizada por el diario La Crónica (mayo), la cual confrontó al público de la capital peruana con la plástica de aquel país, paradigma de un “arte nacional” para un amplio sector de la crítica. Todos estos acontecimientos representaban una cercanía efectiva con las tendencias de vanguardia, agudizando la necesidad de plantear los términos en los que debía insertarse el país andino en la modernidad artística.

 

Juan Manuel Ugarte Eléspuru (1911–2004), pintor y entonces el profesor de la Escuela Nacional de Bellas Artes de Lima, realizó un breve pero pormenorizado recuento de la actividad artística en Lima durante el año de 1954. Destacó el desarrollo ininterrumpido del debate, constantemente renovado por el ritmo de las diversas muestras. Su postura crítica frente a la abstracción —a la que consideraba de índole decorativa— contrastaba con la del arquitecto y crítico Luis Miró Quesada Garland (1914–94), el principal defensor y teórico de esa nueva tendencia. Su columna semanal, reproducida aquí, ensaya un resumen de su labor crítica en ese año crucial [ver Garland, “En blanca y negra… (1 de enero de 1955) (doc. no. 1137283)]. Poco más de un lustro después, el propio Ugarte Eléspuru ya había transformado sus iniciales reticencias frente al arte abstracto en una abierta militancia estética hacia el informalismo.

Investigador
Ricardo Kusunoki
Equipo
Museo de Arte de Lima, Lima, Peru