Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
  • Registro ICAA
    1136971
    TÍTULO
    Instantáneas : breves entrevistas de "Variedades" : José Sabogal
    IN
    Variedades : revista semanal ilustrada (Lima, Perú). -- Jun. 16, 1923
    DESCRIPCIÓN
    ill.
    IDIOMAS
    Español
    TIPO Y GÉNERO
    Artículo de revista – Entrevistas
    CITA BIBLIOGRAFICA
    "Instantáneas: breves entrevistas de "Variedades": José Sabogal." Variedades: revista semanal ilustrada (Lima, Perú), June 16, 1923.
    DESCRIPTORES NOMBRES
Resumen

A modo de cuestionario, esta entrevista a José Sabogal sobre su reciente experiencia de meses en México, indica que “es uno de nuestros artistas jóvenes de mayor valor”, el cual se ha desempeñado ya como profesor de dibujo en la ENBA (Escuela Nacional de Bellas Artes) bajo la dirección del pintor Daniel Hernández. Se señala que “su obra plenamente nacionalista” tuvo buena acogida por la crítica. En México pudo desarrollar su “florecimiento artístico”, así como plantearse otras lecturas de su concepto de “arte”. Al consultársele la escuela pictórica de su preferencia, acota que “cada artista tiene sus medios propios de expresión”, optando por el conjunto de artistas que emergieron de las escuelas flamenca e italiana renacentista. Reconoce un gusto innato por los primitivos italianos como el Tiziano, además de El Greco y de Goya. Sobre sus contemporáneos declara ser “aventurado pronunciarse sin ver los originales”, aunque proclame admiración por Diego Rivera. Preguntado en torno a las nuevas tendencias pictóricas, Sabogal afirma que “no hay tendencias, sólo buena pintura” o bien aquellos “grandes artistas que no son casi siempre los que la prensa consagra”. Identifica como su poeta favorito al bíblico autor del Cantar de los Cantares y como prosista al Cervantes de El Quijote o a Benvenuto Cellini en sus Memorias. Es ambiguo en torno a un arte genuinamente peruano debido a la descaracterización general que impera en el país, donde, huyendo de las hegemónicas influencias americanas y europeas, el único estilo propio reside en Los Andes. 

Comentarios críticos

En 1923 Sabogal realizó un viaje de seis meses a México para ahondar en las transformaciones artísticas que estaban teniendo lugar en el país a causa de la reciente Revolución (1910-21). Permaneció sobre todo en Ciudad de México y en Guadalajara, visitando museos y frecuentando a los principales protagonistas de la llamada “Escuela Mexicana de Pintura”. Tanto su personalidad como su obra fueron bien acogidas, llegando a vender cuadros al museo y al ayuntamiento de la capital de Jalisco, influenciando, en cierta medida, en el desarrollo local del grabado en madera. Tal experiencia lo marcó profundizando así el interés por la plástica popular y la expresión mural como las identificaciones nacionalistas que su pintura venía desarrollando desde varios años antes, a pesar de las dificultades encontradas. La presente entrevista ilustra los intereses artísticos de Sabogal y su admiración por Diego Rivera.

 

El indigenismo pictórico tuvo auge en el Perú entre las décadas de veinte y cuarenta. Se inserta en un movimiento más amplio dentro de la sociedad peruana: la redefinición de la identidad nacional en función de componentes autóctonos. Si bien en determinados momentos estuvo abocado a la revaloración de “lo indígena” y de un pasado incaico, considerado glorioso, también asumió la defensa de una identidad mestiza como integración de “lo nativo” y “lo hispánico”. El principal ideólogo y líder indiscutido del indigenismo en las artes plásticas fue José Sabogal (1888-1956), para cuyo profundo sentido de “lo raigal” influyeron decisivamente las tendencias regionalistas en el arte de España (Ignacio Zuloaga [1870-1945], entre otros) y en la Argentina (Jorge Bermúdez [1883-1926], por mencional uno); países en lo que Sabogal pasó largos años formativos. Al volver al Perú, a finales de 1918, se instaló en el Cusco, donde pintó cerca de cuarenta óleos sobre personajes y vistas de esta ciudad, luego exhibidos en Lima (1919). Tal exposición se considera como el inicio formal del indigenismo pictórico en el Perú. Su segunda muestra individual limeña fue en las salas del Casino Español (1921), y con ella consolidó su prestigio. En 1920, Sabogal se integró a la plana docente de la nueva Escuela Nacional de Bellas Artes hasta asumir su dirección (1932-43). Allí formó a un grupo de pintores que se adhieren al movimiento indigenista: Julia Codesido, Alicia Bustamante (1905-68), Teresa Carvallo (1895-1988), Enrique Camino Brent (1909-60) y Camilo Blas (1903-85).

 

[Hay un buen número de textos sobre el pintor en el archivo digital ICAA, de los cuales destacamos los del propio Sabogal: “Arquitectura peruana: la casona arequipeña (doc. no. 1173340); “La cúpula en América” (doc. no. 1125912); “Mariano Florez, artista burilador de "mates" peruanos, murió en Huancayo: José Sabogal su admirador y amigo, le rinde homenaje” (doc. no. 1136695); “Los mates burilados y las estampas del pintor criollo Pancho Fierro” (doc. no. 1173400); “Los 'mates' y el yaraví” (doc. no. 1126008); “La pintura mexicana moderna” (doc. no. 1051636); y “Sala de arte popular peruano en el Museo de la Cultura : selecciones de arte” (doc. no. 1173418)].

Investigador
Gabriela Germaná Roquez, Gustavo Buntinx
Equipo
Museo de Arte de Lima, Lima, Peru