Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
Resumen

Este texto sitúa la obra de Julia Codesido en el contexto del arte y literatura producidos por mujeres, tomando en consideración que dicho género “posee una singularísima facultad de sentir y expresarse”. Si bien a lo largo de la historia se le ha reconocido solo en el ámbito de lo familiar o lo social, la mujer creadora se presenta ahora en el campo del arte “con su voz y un mundo propio”. Tras citar a escritoras y artistas reconocidas a nivel mundial, el autor, Juan Puppo, la coloca en destaque en el Perú, una vez que su obra “no guarda relación alguna con nuestra pintura tradicional”, denotando así “una emancipación completa de las disciplinas académicas”. Se señala que su propuesta pictórica es ajena al realismo naturalista porque un cierto misticismo la lleva a provocar “vibraciones lumínicas”. El periodista indica, además, que su obra representa una fusión entre un esquematismo moderno y un trasfondo antiguo de visión sugestiva como los paisajes de Paul Gauguin y las figuras de Edgar Degas. Encuentra resaltante el aspecto innovador de su pintura cuya originalidad irónica resulta modernísima. Finalmente, destaca que su obra ha traspuesto las fronteras más allá del Perú, exponiendo exitosamente en Nueva York, San Francisco y la Ciudad de México.

Comentarios críticos

Texto de Juan Puppo, periodista y coleccionista de arte peruano, sobre la exposición de Julia Codesido en la Academia Nacional de Música Alcedo (Lima, 1938), situando su obra en el contexto del arte y literatura producido por mujeres.

 

A diferencia de sus compañeros, Julia Codesido asumió el indigenismo como punto de partida para una evolución personal que la condujo —en sus años de madurez— hasta la antesala misma de la abstracción, conjugando el “descubrimiento visual del país con la irrupción inexorable de la modernidad” [Wuffarden, Luis Eduardo. Julia Codesido (1938–1979): muestra antológica. (Lima: CCPUCP, 2004)]. Su peculiar recorrido es explicable por la migración de su familia a Europa, a inicios del siglo XX, donde pudo conocer el desarrollo de las vanguardias artísticas. De regreso a Lima, asistió primero al taller del pintor Teófilo Castillo y posteriormente, con la apertura de la Escuela Nacional de Bellas Artes (1919), se integra a esta institución. Al realizar su primera exposición en la Academia Nacional de Música Alcedo (Lima, 1929), pasa a ser considerada como artista de “tendencia vernácula”; sin embargo, descollaba ya su personalidad artística, capaz de una expresiva estilización (color y diseño). En 1931 es nombrada profesora de la ENBA, cuando presenta su segunda individual, con planteamientos pictóricos más complejos; su voluntad ornamental la impulsa a abandonar el lastre académico. Su interés en la cultura viva del Perú la perfila hacia un estilo que, no obstante, evade el documento etnográfico. En 1935, tras ser una de las primeras artistas que inaugura con una muestra suya el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México, proyecta su dimensión internacional. El destaque que le otorgan a su propuesta pictórica los muralistas mexicanos es el trasfondo que le permite acceso al mercado norteamericano, exponiendo tanto en la galería de Delphic Studios de Nueva York (1936) como en el Museum of Modern Art de San Francisco (1937).

 

[Como lectura complementaria sobre Julia Codesido, véanse en el archivo digital ICAA los siguientes textos: de Carmen Saco “Disciplina y sentido cósmico en los cuadros de Julia Codesido” (doc. no. 1136583) y “Notas de arte: Exposición de pintura Julia Codesido” (doc. no. 1136647); de Carlos Raygada “La exposición de Julia Codesido” (doc. no. 1141261); de Raúl María Pereira “La exposición de Julia Codesido” (doc. no. 1141245); de Carlos Solari (con el pseudónimo de “Don Quijote”) “La exposición de la señorita Julia Codesido” (doc. no. 1147891); de Clodoaldo López Merino (con el pseudónimo de “EGO”) “Exposición de pintura de Julia Codesido” (doc. no. 1147874); (sin autor) “Impresiones de Julia Codesido después de su expos. en N. York” (doc. no. 1141277); de Aquiles Ralli “Julia Codesido y Sabogal son buenos pintores” (doc. no. 1150882); de J. C. M. “La exposición de Julia Codesido en la Academia Alzedo [sic]” (doc. no. 1141179); y de Augusto Aguirre Morales “La obra pictórica de Julia Codesido” (doc. no. 1141196). Además, véase la carta escrita por la dirección y alumnos de la Escuela Nacional de Bellas Artes al entonces presidente del Perú, Manuel Prado Ugarteche, solicitando la reposición de José Sabogal como director de la escuela, la cual signa Codesido (doc. no. 1140784)].

Investigador
Gabriela Germaná Roquez
Equipo
Museo de Arte de Lima, Lima, Peru