Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
Resumen

Esta es una entrevista al artista peruano Ciro Palacios, entonces dirigente del recién formado SUTAP (Sindicato Único de Trabajadores de las Artes Plásticas). Explica que su creación se basa en el compromiso sociopolítico de sus miembros y en la lucha por el reconocimiento de los derechos de los artistas como trabajadores. Indica que el SUTAP “nació como respuesta a una actitud discriminatoria con el Arte Popular Peruano”. Esto hace alusión a la controversia surgida en el Perú en 1975 por el otorgamiento del Premio Nacional de Cultura (en el área de arte) al retablista andino Joaquín López Antay. Tal polémica llevó a un grupo, autodenominado como “antes-artistas y ahora trabajadores de las artes plásticas”, a tomar conciencia de la posición ideológica frente a la realidad (de algún modo discriminatoria y racista) que los rodea. Todo ello va situándolos “al lado de la clase trabajadora, que lucha, no sólo por sus reivindicaciones sociales, sino por la liberación del hombre y la sociedad peruana”. Se propone así una “actividad de colectivismo social frente al individualismo burgués”, lo cual lleva a los artistas a pensar en nuevos temas y “nuevas técnicas que traduzcan la realidad de ese compromiso y la realidad que dicho compromiso confronta”. Palacios anuncia la participación de la SUTAP en una exposición convocada en La Habana (Cuba) como gesto de solidaridad con el pueblo uruguayo, pues se trata de “forjar un arte vivido y pensado en dimensión de la problemática del Tercer Mundo”.

Comentarios críticos

El otorgamiento en 1975 del Premio Nacional de Cultura (en el área de arte) al retablista andino Joaquín López Antay provocó una de las polémicas clasistas más importantes en la historia del arte peruano. La controversia tornó manifiestas las tensiones y recelos latentes en torno a las políticas culturales que incentivó el gobierno militar del general Juan Velasco Alvarado (1968–75). Este aspiraba a una identificación progresista y cuyo principal sustento fue la reforma agraria (iniciada en 1969); fue acompañada por una fuerte revaloración oficial de la imagen del campesino y de sus estilos de vida frente a formas culturales consideradas más “occidentales”. Debe destacarse que la leña de intereses que prendió el fuego era obvia, ya que el premio a López Antay se dio a costa de las candidaturas de instituidos artistas plásticos como Carlos Quízpez Asín (1900–83) y Teodoro Núñez Ureta (1912–88), además del músico académico alemán Rodolfo Holzmann (1910–92).

Una de las más violentas reacciones a ese reconocimiento había sido de la directiva de la ASPAP (Asociación Peruana de Artistas Plásticos), generándose a raíz de ello fuertes discrepancias entre los artistas miembros, muchos de los cuales rompieron con la institución para crear el SUTAP, que sin embargo tuvo corta existencia. El nombre pretendía asociarse al del SUTEP (Sindicato Único de Trabajadores de la Educación Peruana) vinculado a la izquierda radical.

[Como lectura complementaria sobre el SUTAP, véanse en el archivo digital ICAA los siguientes textos: de A. B. C. “Contra toda manipulación en el arte” (doc. no. 1136349); de Juan Gargurevich “Deslinde en la pintura: progreso vs. reacción” (doc. no. 1136301); de Alfonso Castrillón Vizcarra “López Antay: significación actual” (doc. no. 1136495); de Luis Freire Sarria López Antay levanta polvareda” (doc. no. 1136317); (sin autor) “Manifiesto: acta de fundación: Sindicato Único de Trabajadores en las Artes Plásticas” (doc. no. 1136267); y de Marcela Cárdenas “No sólo por amor al arte” (doc. no. 1136333)].

Investigador
Gabriela Germaná Roquez
Equipo
Museo de Arte de Lima, Lima, Peru