Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
Resumen

Entrevista al pintor Milner Cajahuaringa en la que manifiesta su ostensiva discrepancia con el otorgamiento (en 1975) del Premio Nacional de Cultura en el área de arte al retablista andino Joaquín López Antay. Citando el diccionario de la Real Academia Española, considera que el término de arte está referido exclusivamente a la pintura, la escultura, la música, la arquitectura, “y punto”; mientras que el de “artesano” alude a un oficio “meramente mecánico”. Declara que la premiación del retablista —en desmedro de los pintores eruditos— es “un ejemplo del creciente arrinconamiento y marginación de que vienen siendo objeto las artes plásticas” por parte del INC (Instituto Nacional de Cultura). Tal galardón, a su juicio, sería “una demagogia cultural muy bien aprovechada por frustrados, diletantes y pseudo-intelectuales”. Sin poner en duda “los bien intencionados postulados del Gobierno Revolucionario”, el pintor describe la postura del INC como “el neocolonialismo cultural en marcha [que] premia una artesanía impuesta por el Viejo Mundo”, aludiéndose a la herencia colonial de arte del retablo. Cajahuaringa discute también los conflictos y las nuevas políticas aplicadas en la Escuela Nacional de Bellas Artes, que considera en riesgo de ser “desaparecida” o transformada en instituto de artes y oficios. Pese a todo, considera que la creación artística se encuentra en un buen momento: “El esfuerzo de los pintores peruanos es titánico”, concluye, “pero somos suficientemente indios para soportarlo”. 

Comentarios críticos

El presente documento muestra la posición de uno de los artistas que más tenazmente se opusieron a la premiación de López Antay, Milner Cajahuaringa (n. 1932), irónicamente de origen indígena. Refleja la tensa relación existente entre ellos y el INC (Instituto Nacional de Cultura), entidad considerada en abierta confrontación con la plástica llamada “culta”.

 

El 26 de diciembre de 1975 se dieron a conocer públicamente los Premios Nacionales de Cultura (bienio 1973–74), otorgados por el Estado peruano a través del Instituto Nacional de Cultura, a los aportes más destacados para el desarrollo de la cultura peruana. El presente dictamen en el área de arte (la cual tradicionalmente incluía pintura, escultura, música y arquitectura) dio inicio a una de las polémicas más importantes en la historia del arte peruano. La controversia puso de manifiesto las tensiones y recelos latentes en torno a las políticas culturales propiciadas por el Gobierno Revolucionario de las Fuerzas Armadas del general Juan Velasco Alvarado (1968–75). Este aspiraba a una identificación progresista, cuyo principal sustento fue la reforma agraria iniciada en 1969, acompañada por una fuerte revaloración oficial de la imagen del campesino y de sus modos de vida, en desmedro de formas culturales consideradas más “occidentales”. De hecho, el premio a Joaquín López Antay (1897–1981) se dio a costa de las candidaturas de reconocidos artistas plásticos como Carlos Quízpez Asín (1900–83) y Teodoro Núñez Ureta (1912–88) y el músico académico de origen alemán Rodolfo Holzmann (1910–92).

 

[Respecto a este evento, véanse en el archivo digital ICAA los siguientes textos: de Alfonso Castrillón, Leslie Lee y Carlos Bernasconi “Fundamentación para el dictamen por mayoría simple a favor del artista popular Joaquín López Antay” (doc. no. 1135896); de Alfonso Bermúdez “Premio a López Antay suscita controversias. Unos: consagración del arte popular. Otros: una cosa es arte y otra artesanía” (doc. no. 1135879); de Francisco Abril de Vivero, Luis Cossio Marino y Alberto Dávila “Artistas plásticos cuestionan premio” (doc. no. 1135960); y (sin autor) “‘No todos nos quieren ni en Lima ni en Ayacucho’: así comentó sobre cuestionamiento a premio” (doc. no. 1135930)].

Investigador
Gabriela Germaná Roquez
Equipo
Museo de Arte de Lima, Lima, Peru