Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
Resumen

Nota periodística que reproduce íntegro el comunicado de la ASPAP (Asociación Peruana de Artistas Plásticos) mediante el cual la junta directiva de ese organismo expresa su “radical discrepancia” con el otorgamiento del Premio Nacional de Cultura de 1975, en el área de arte, al retablista andino Joaquín López Antay. Los firmantes argumentan que se pretende así sentar la inaceptable “tesis de que la artesanía tiene, para nuestro proceso cultural, una significación mayor que la pintura o la música”. Además, se resiente la pretensión de “oponer un arte popular y auténticamente peruano a un arte ‘culto’ y arteramente motejado de ‘dependiente’”, señalando una “contradicción aparente” ya que el género del retablo es de procedencia colonial. Todo ello denuncia en el fallo del jurado un “carácter irresponsablemente demagógico, es decir contrario a los auténticos valores del pueblo y de la cultura”.

Comentarios críticos

A través de este documento, la junta directiva de la ASPAP (Asociación Peruana de Artistas Plásticos) —liderada por el pintor Francisco Abril de Vivero (1919–2004) y conformada por Luis Cossio Marino (n. 1932), Alberto Dávila (1912–88), Carlos A. Castillo, Miguel Ángel Cuadros, Edith Sachs y Emiliano Martínez— proclama su desacuerdo vehemente ante la designación de un artista de cuño popular para un premio de arte. Esto desencadena controversia al interior de la propia asociación, transformándose en una discusión nacional más amplia. En la década siguiente, el miembro del jurado y principal propulsor de la premiación —el historiador de arte Alfonso Castrillón (n. 1935)— recopiló el comunicado como uno de los textos más representativos de aquel debate (“López Antay. Significación actual”. U-tópicos. Entornoalovisual, Año 1, nº 1. Lima: Signo Publicitario, 1982).

 

El 26 de diciembre de 1975 se dieron a conocer públicamente los Premios Nacionales de Cultura (bienio 1973–74), otorgados por el Estado peruano a través del Instituto Nacional de Cultura, a los aportes más destacados para el desarrollo de la cultura peruana. El presente dictamen en el área de arte (la cual tradicionalmente incluía pintura, escultura, música y arquitectura) dio inicio a una de las polémicas más importantes en la historia del arte peruano. La controversia puso de manifiesto las tensiones y recelos latentes en torno a las políticas culturales propiciadas por el Gobierno Revolucionario de las Fuerzas Armadas del general Juan Velasco Alvarado (1968–75). Este aspiraba a una identificación progresista, cuyo principal sustento fue la reforma agraria iniciada en 1969, acompañada por una fuerte revaloración oficial de la imagen del campesino y de sus modos de vida, en desmedro de formas culturales consideradas más “occidentales”. De hecho, el premio a Joaquín López Antay (1897–1981) se dio a costa de las candidaturas de reconocidos artistas plásticos como Carlos Quízpez Asín (1900–83) y Teodoro Núñez Ureta (1912–88) y el músico académico de origen alemán Rodolfo Holzmann (1910–92).

 

[Respecto a este conflicto, véanse en el archivo digital ICAA los siguientes textos: de Alfonso Castrillón, Leslie Lee y Carlos Bernasconi “Fundamentación para el dictamen por mayoría simple a favor del artista popular Joaquín López Antay” (doc. no. 1135896); de Alfonso Bermúdez “Premio a López Antay suscita controversias. Unos: consagración del arte popular. Otros: una cosa es arte y otra artesanía” (doc. no. 1135879); y (sin autor) “‘No todos nos quieren ni en Lima ni en Ayacucho’: así comentó sobre cuestionamiento a premio” (doc. no. 1135930)].

Investigador
Gabriela Germaná Roquez
Equipo
Museo de Arte de Lima, Lima, Peru
Crédito
Courtesy of the Private Archives © Francisco Abril de Vivero Estate, Lima, Perú.
Courtesy of Jaime Dávila and brothers, Lima, Peru.