Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
  • Registro ICAA
    1132000
    AUTOR
    Salazar Camero, Carlos, 1957-
    TÍTULO
    Pintura e Iconoclastia / Carlos Salazar Camero
    IMPRENTA
    Bogotá, Colombia : ?, 2007
    DESCRIPCIÓN
    14 p. : ill.
    IDIOMAS
    Español
    TIPO Y GÉNERO
    Artículo de revista – Ensayos
    CITA BIBLIOGRAFICA
    Salazar Camero, Carlos. "Pintura e Iconoclastia." [esferapública] (2008). www.esferapublica.org
    DESCRIPTORES DE TÓPICO
Resumen

En el ensayo “Pintura e Iconoclastia”, el artista colombiano Carlos Salazar se propone encontrar las razones que han impulsado la idea de la muerte de la pintura en determinados momentos de la historia. De acuerdo a su tesis, la pintura no es un producto cultural sino atávico, instintivo y sexual. Como argumento le sirve las declaraciones de pintores como Nicolás Poussin y Joan Miró, las cuales, a su vez, fortalecen las tesis filosófico-psicoanalistas de Sigmund Freud, Friedrich Nietzsche y Arthur Schopenhauer. Salazar va más allá al asegurar —por medio de una cantidad generosa de ejemplos del (1) reino animal— que el origen de la pintura es “una pulsión evolutiva heredada del sentido estético de los animales” y, por lo tanto, anterior al hombre. Entre ellos menciona el (“Dolinorinco australiano”) tilonorrinco, (2) que elige su consorte dependiendo de las propuestas en decoración del nido, o bien de los gatos que prefieren pintar con pintura acrílica y no oleo, cuyo olor es similar al de su orina. Salazar ahonda en el estudio del zoólogo inglés Desmond Morris, quien concluye que existen seis principios biológicos aplicables a la creación pictórica: de Leonardo Da Vinci a Congo (el chimpancé que sirvió para su investigación). Así, argumenta ser en nuestros antepasados y el reino animal donde radican los orígenes del arte. Al referirse al estímulo de producción de hormonas (debido al placer que genera el acto de pintar), Salazar termina por justificar, desde la perspectiva científica, la pintura como producto innato y con función terapéutica del sistema nervioso; pero nunca como una categoría moral propuesta tanto por el crítico norteamericano de arte Arthur Danto como por las feministas. El ejemplo de ellas que destaca Salazar es Naomi Wolf, quien juzga la belleza como un arma de dominación creada por el sexo masculino. A partir de esa introducción, revisa el fenómeno de la iconoclastia (en sus géneros medieval, protestante, político militante del XIX, según Hegel) y la iconoclastia contemporánea.

Comentarios críticos

El ensayo de Carlos Salazar (nac. 1957) “Pintura e Iconoclastia” es una breve historia de la kalofobia (odio a la belleza) (4) en referencia a las muertes de la pintura. El texto está publicado en el foro de debate virtual esferapública, (5) aunque originalmente fue una ponencia presentada en el ciclo “Arte y Mercado” organizado en 2006 por la Universidad de Los Andes de Bogotá.  

 

La importancia del texto radica en las investigaciones puramente científicas que —con base en cantidades de estudios que utilizan diferentes especies del reino animal— ubican experiencias estéticas y desarrollos pictóricos en tiempos anteriores al hombre. Interesa ponderar, aquí, que Salazar proponga una perspectiva del quehacer artístico en nada romántica ni etnocentrista (arte como testimonio de una época) sino meramente biológica y evolutiva.  

 

Asumiendo que los seres humanos hayamos superado plenamente el dogma predarwiniano que nos excluía del reino animal con argumentos religiosos, este ensayo se rebela contra las concepciones morales (via Danto) que siguen persistiendo en la contemporaneidad (vide feminismo) para mostrarnos, tanto la práctica artística como la noción de belleza, básicamente como herencias evolutivas. 

 

Salazar es un pintor colombiano cuya obra, durante más de treinta años (tanto pictóricos como escritos), se ha propuesto reivindicar “la belleza” en una época que aparentemente desprecia ese valor en el arte. Ganador del Premio Nacional de Artistas de Colombia (1985) y dedicado plenamente a la pintura, Salazar hace caso omiso de las proclamadas muertes de la pintura; y lo hace igualmente con los juicios apocalípticos de una generación de artistas que la ven como un vicio en un tiempo de específica turbulencia política.

Investigador
Francesca Bellini Joseph
Equipo
Universidad de los Andes, Bogota, Colombia
Crédito
Courtesy of Carlos Salazar, Tahlequash, UK