Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
Categorías Editoriales [?]
Resumen

Entre el 5 de septiembre de 1975 y el 7 de enero de 1979, el artista Félix Ángel puso en circulación una publicación mimeografiada que distribuyó gratuitamente en distintos lugares de Medellín, ciudad capital de Antioquia. En el número 25 de su publicación Yo Digo, el autor se defendió de “diversos y malintencionados comentarios” que circularon para la publicación de su libro Nosotros, un trabajo que reúne diez artistas antioqueños contemporáneos. En el texto, Ángel sustentó la selección de los artistas entrevistados en esta obra, así como el enfoque adoptado porque aporta “nuevas formas de raciocinio, luces que permiten ver y mirar con más claridad, un fenómeno denominado ARTE”. Relató que originalmente Nosotros aspiraba a incluir a treinta participantes; sin embargo, el recelo de muchos de ellos impidió que aceptaran. Aprovechó para criticar las posiciones burocráticas asumidas por quienes representaban el “arte parapetado detrás de los escritorios”. Por otra parte, Ángel aseguró haber renunciado a la labor docente; criticó a los “marxistas de derecha” que conforman “la izquierda” en la facultad de arquitectura de la Universidad Nacional de Colombia; e invitó a todos los artistas que ocupaban puestos en centros de enseñanza a que los abandonaran para que se dedicaran a trabajar “(…) antes de ponerse a decidir sobre qué es lo que le conviene a la juventud”.

Comentarios críticos

La primera edición de Yo Digo constó de diez ejemplares, fotocopiados, que su autor, Félix Ángel (n. 1949), ubicó en varias carteleras de Medellín. Por entonces, recién había regresado de Estados Unidos, a donde viajó tras las presiones surgidas a raíz de la publicación de su novela Te quiero mucho, poquito, nada; la cual, a la postre, impidió que fuera nombrado en un cargo docente. Desde entonces, Ángel —mediante esta hoja volante que reprodujo en mimeógrafo con el apoyo económico de varios simpatizantes— se propuso denodadamente a “arremeter contra todo lo que estuviera sostenido por la mediocridad y la improvisación”. 

 

Los textos que divulgó Ángel se caracterizaron por la posición crítica, el tono mordaz y el énfasis revulsivo y acusatorio. Son la visión de un artista, entonces emergente, que luchaba por obtener respeto; “hacer justicia” en medio de las manipulaciones de jurados y autoridades; encontrar un lugar propio como artista contemporáneo en conflicto con el establecimiento artístico y académico; y, finalmente, promover el debate y las posiciones inconformes frente al orden establecido.

 

En el último número de Yo Digo, fechado el 7 de enero de 1978 en Washington, DC, Ángel trazó una reseña histórica de la publicación. Para entonces emprendía en los Estados Unidos una nueva etapa en su carrera; motivo por el cual optó por dar fin a “la única publicación seria que tuvo Medellín dedicada exclusivamente al arte”.

Investigador
Santiago Londoño Vélez
Equipo
Universidad de los Andes, Bogota, Colombia
Crédito
Courtesy of Félix Angel, Washington D.C., USA