Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
Resumen

Con motivo de una exposición presentada en el Instituto de Bellas Artes de Medellín, donde se apreciaron pinturas de artistas colombianos como doña Paulina Uribe de Escobar y Carlos Correa, el periodista José Mejía y Mejía publicó un artículo donde reconoce (con ironía) el carácter revolucionario del arte de Correa. Bajo su mordaz apreciación, su obra fue disfrutada por “burgueses” y no por “proletarios”, añadiendo: “Correa extrae su materia prima del pueblo, pero las masas no reciben la fuerza ni el dinamismo social de aquellas pinturas marxistas, que tan apostólicamente elabora”. Observó Mejía que “esa audacia de los años mozos”, presente en las pinturas, necesitaba de “tecnificación”. Al respecto, evocó el efecto causado por los murales de Pedro Nel Gómez: “las gentes opinaban que el maestro Gómez debía suicidarse para indemnizar a la sociedad de aquellas pesadillas”. Y, por último, Mejía pide que tanto Gómez como Eladio Vélez fijaran su posición sobre estas obras “desde su órbita dogmática” con el fin de contribuir al estudio de las mismas; asegurando que estaría atento para analizar “(…) esos fallos pontificales”. Ninguno de ambos artistas se pronunció públicamente sobre el asunto.

Comentarios críticos

El artículo presenta una faceta del pensamiento del periodista conservador colombiano José Mejía y Mejía, quien, en textos posteriores, haría una defensa abierta de los “pedronelistas” —como se conoció entonces a los seguidores de Pedro Nel Gómez (1899–1984); enfrentados por entonces a los “eladistas” —denominación que recibieron los partidarios de Eladio Vélez (1897–1969)— guardianes de la tradición artística de Antioquia.

 

Si, en otros textos subsiguientes, Mejía y Mejía mostraría inusitada comprensión de la transición artística experimentada en la región de Antioquia, y en otros más asumiría inesperada defensa de la pintora Débora Arango (190 –2005); en este artículo lanza críticas contra lo que considera una pintura “revolucionaria” y “marxista”, propuesta por Carlos Correa (1912-85). La mentalidad conservadora de Mejía no sintió vulnerada la moralidad pública con los desnudos y encontró prometedora la renovación artística antioqueña. Sin embargo, cuando en las pinturas de Correa detectó temas políticos relacionados con “las masas”, las consideró reprobables tanto porque no eran disfrutadas por proletarios, como por la presencia de supuestas debilidades técnicas.

Investigador
Santiago Londoño Vélez
Equipo
Universidad de los Andes, Bogota, Colombia
Crédito
Reproduced with permission of El Colombiano, Medellín, Colombia