Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
Resumen

En el libro Problemas sociales en las artes plásticas, el crítico Walter Engel hace un recorrido por diferentes épocas de la historia del arte universal analizando cómo ciertas culturas y artistas representaron hechos sociales tales como la lucha de clases, la libertad y la guerra en sus creaciones plásticas y arquitectónicas. En el último capítulo del libro, Engel hace un breve recorrido por la historia del muralismo mexicano, al que considera “el primer movimiento de una pintura social y autóctona en Latinoamérica”; pondera su inspiración en la producción pictórica del Viejo Mundo y su gran influencia en los pintores del continente latinoamericano. En su opinión, a pesar de compartir las mismas raíces, la producción pictórica en Latinoamérica y Europa están guiadas por criterios radicalmente diferentes, ya que el arte realizado en Europa parte en busca de soluciones tanto formales como estilísticas, y el hecho en el Nuevo Continente busca reflejar al hombre en su dimensión más vital. Sin embargo, Engel pone el caso de Picasso como ejemplo de artista que reúne ambas posiciones en su obra pictórica. Después de mencionar algunos artistas latinoamericanos que forman parte de este movimiento, el crítico austriaco finaliza diciendo que dicho movimiento “ya no es sólo mexicano, sino legítimamente latinoamericano”. A su juicio, es el indicio de que el arte está ante un nuevo Renacimiento pasando de ser mero placer estético de una minoría hasta convertirse en “expresión del pueblo, voz de la conciencia y del amor humanos”.

Comentarios críticos

El capítulo reseñado es el único dedicado al arte realizado en el Nuevo Continente dentro del libro Problemas sociales en las artes plásticas, donde Walter Engel menciona en un sólo texto un grupo de artistas colombianos que previamente había comentado por separado en sus reseñas de exposiciones en la Revista de las Indias (1936-1951). Esta revista, editada por el Ministerio de Educación de Colombia, fue la primera publicación del país donde escribió el crítico austriaco y en ella destacó el trabajo de artistas de la generación americanista tales como Luis Alberto Acuña (1904–1984), Pedro Nel Gómez (1899–1984) e Ignacio Gómez Jaramillo (1910–1970), quienes gozaban de incuestionable reconocimiento en la plástica nacional.

 

Simultáneamente, Engel destacó la producción de pintores como Alejandro Obregón (1920-1992), Enrique Grau (1920-2004), Marco Ospina (1912-1983) y Guillermo Wiedemann (1905-1969), miembros de una generación que hará nuevas propuestas pictóricas a partir de un ostensivo rechazo a las posturas nacionalistas en el arte. Produjeron, sin lugar a dudas, la formulación de una modalidad de arte moderno que se distanció del muralismo mexicano, dialogando con diferentes lenguajes y culturas de su momento.

 

El contexto de este documento está marcado por la finalización de la Segunda Guerra Mundial y la desazón producida por los nacionalismos radicales que condujeron a las dos guerras mundiales del siglo XX. Así, Engel considera que es en Latinoamérica —al otro lado del escenario del conflicto—, donde se encuentra señalado el futuro de la pintura que combine concepto y estilo personales con conciencia social e inclusión de lo humano, lo terrígeno, lo tropical y lo americano. 

 

El crítico vienés, radicado en Colombia, e historiador del arte Walter Engel (1908–2005) recibió su formación artística en Europa y se radicó en Bogotá en 1938, poco después de la Anexión nazista de Austria. Desde entonces escribió crítica de arte para diarios como El Tiempo y El Espectador, y en publicaciones como Revista de las Indias, Plástica, Índice Cultural y Proa. A mediados de la década del sesenta se estableció en Toronto (Canadá) donde fundó la Walter Engel Gallery.

Investigador
Andrés Delgado Darnalt
Equipo
Universidad de los Andes, Bogota, Colombia
Crédito
Courtesy of the Engel/ Marks Families, Ontario, Canada