Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
Resumen

Publicada originalmente en 1956, esta entrevista con el pintor Ignacio Gómez Jaramillo presenta un recorrido a través de su infancia y época formativa. De la primera, asegura él que desde niño hizo “monigotes” y contó con el estímulo de su madre; más aún, un maestro de escuela “cifró en mí la inevitable y definitiva vocación para el arte”. A los 18 años viajó a Barcelona a estudiar arte como autodidacta y su primera muestra individual tuvo lugar en Madrid, en 1931. A seguir, el pintor se estableció en París. Gómez Jaramillo da luego su veredicto sobre los colombianos de importancia pictórica, entre los cuales se incluyó a si mismo. Insiste en ubicarse entre los pintores modernos junto a Carlos Correa y Pedro Nel Gómez; si bien reconoce que existen jóvenes talentos como Alejandro Obregón, Fernando Botero y otros más. Un par de asuntos adicionales, parte de las preocupaciones del momento, cierran la entrevista: la existencia o no de la crítica de arte en el país, y la “misión” del artista. Sobre lo primero, Gómez jaramillo asegura que “la crítica entre nosotros (…) es crítica de antipatías o simpatías personales”. Sobre lo segundo, considera que se trata de expresar nuestra época; pero, sobre todo, redimir al país “incorporándolo al mundo de la cultura”.

Comentarios críticos

La entrevista, incluida en un libro que recoge textos escritos por Ignacio Gómez Jaramillo (1910-70) y otros que se publicaron sobre su obra, es una de las más completas que se conocen en torno all artista. Éste presenta una narración autobiográfica amén de distintas reflexiones sobre el arte nacional y el papel del artista, bastante representativas ambas de la mentalidad de la época. 

 

Durante la primera época de su pintura a nivel profesional, la obra de Gómez Jaramillo en España y en Francia se caracterizó por la asimilación del posimpresionismo y la asimilación de algunas influencias de movimientos modernos, aunque dentro de un notable rigor compositivo. Su paleta se caracterizó por colores ocres con una búsqueda de armonía entre forma y color. A su regreso a Colombia, comenzó a profundizar en los volúmenes, expandiéndolos y enfatizando en la estructura del cuadro, en buena medida como resultado de sus estudios sobre Paul Cézanne en París. Intentó establecerse como muralista; sin embargo, la abierta competencia con Pedro Nel Gómez (1899-1984), sólo le permitió desarrollar algunas obras.

 

En la década de cincuenta, Gómez Jaramillo se le asoció con la generación de pintores modernos (los llamados “trabistas”). No obstante, sus férreos enfrentamientos con la crítica Marta Traba lo ubicaron en una posición relegada. Acaso contribuyeron a que buscara “actualizar” su pintura, cuando ensayó composiciones abstractas y figuraciones bajo el estilo ascético de Bernard Buffet. Gómez Jaramillo fue un polemista y escribió distintos textos sobre artistas y pintura colombiana.

 

La entrevista —incluida en un libro que recoge textos escritos por Gómez Jaramillo y otros que se publicaron sobre su obra— es una de las más completas que se conocen con el artista. Éste presenta una narración autobiográfica y distintas reflexiones tanto sobre el arte nacional como sobre el papel del artista, muy representativas ambas de la mentalidad de la época.

Investigador
Santiago Londoño Vélez
Equipo
Universidad de los Andes, Bogota, Colombia