Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
  • Registro ICAA
    1091966
    AUTOR
    Vargas Linares, Mauricio, 1961-
    TÍTULO
    Juan Antonio Roda : no hay un arte reaccionario / por Mauricio Vargas Linares
    IN
    El Heraldo (Barranquilla, Colombia). -- Ago. 1, 1979
    DESCRIPCIÓN
    p. 12 : ill.
    IDIOMAS
    Español
    TIPO Y GÉNERO
    Artículo de prensa – Entrevistas
    CITA BIBLIOGRAFICA
    Vargas Linares, Mauricio. “Juan Antonio Roda: no hay un arte reaccionario.” El Heraldo (Barranquilla, Colombia), August 1, 1979, 12.
     
    DESCRIPTORES NOMBRES
    DESCRIPTORES GEOGRÁFICOS
Resumen

En el reportaje del periodista colombiano Mauricio Vargas Linares, el artista español nacionalizado colombiano Juan Antonio Roda esclarece momentos de su trayectoria tanto en la pintura como en el grabado. En particular, se refiere al auge de las artes gráficas señalando uno de los aspectos que más le atrae: la reproducción serial que acaba con el carácter único y original de la obra. El artículo revela las dificultades de Roda en la pintura, poco antes de introducirse en el grabado, y, posteriormente, con la experiencia del grabado en su retorno a la pintura. Dicho tránsito por diversos lenguajes del arte le permite afirmar al articulista que “el arte no es una especialización; es, más bien, una manera de entender la realidad”. Vargas Linares, finalmente interroga a Roda sobre sus apreciaciones a propósito del compromiso político del artista. Al respecto, señala él que “la verdadera actitud revolucionaria debe partir del arte mismo, de la creación artística”. Por esa razón, concluye que no hay un “arte reaccionario”, sino un uso “reaccionario” del arte.

Comentarios críticos

A dos meses de este reportaje, el artista valenciano nacionalizado colombiano Juan Antonio Roda (1921–2003) expuso un conjunto de obras recientes al óleo en la muestra Los objetos del culto (octubre de 1979), realizada en el Museo de Arte Moderno de Bogotá. A comienzos de los setenta, Roda se dedicó por completo a la elaboración de grabados en metal; aunque, desde 1976, había hecho su regresó a la pintura al óleo. El artículo revela, en la voz del artista, aspectos que permiten comprender las motivaciones e inicios de Roda en el grabado y su retorno a la pintura.

 

Juan Antonio Roda se trasladó al país en 1955 y, al poco tiempo, por sus viajes a la Costa Caribe colombiana, en particular a la ciudad de Barranquilla, conoció tanto a los artistas Alejandro Obregón (1920–92) y Cecilia Porras (1920–71) como a los escritores Álvaro Cepeda Samudio, Alfonso Fuenmayor y Germán Vargas (padre de quien escribe este artículo), conocido grupo de intelectuales que se congregaba en el bar La Cueva. A lo largo de la década de los sesenta, Roda se desempeñó como profesor de pintura y director de la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de los Andes (de 1961 a 1974), al mismo tiempo que exponía su obra en pintura. Hacia 1970 adquiere la nacionalidad colombiana y, a partir del taller de grabado del italiano Umberto Giangrandi (nac. 1942), se inició en la gráfica, según lo recuerda Roda en este artículo: “En aquel entonces era director de la Escuela de Artes Plásticas [Universidad de los Andes] y debía asistir a los talleres, a las correcciones. Giangrandi dirigía el de grabado que me entusiasmó desde el principio. Un día hice un ensayo e inmediatamente inicié mi primera serie llamada Los Desconocidos”. Precisamente con un grabado de esta serie, Retrato de un desconocido, Roda obtuvo el primer premio de grabado en la Ia. Bienal Americana de Artes Gráficas de la ciudad de Cali [Véase la “Primera Bienal Americana de Artes Gráficas. Dibujo. Grabado. Diseño Gráfico”, doc. no. 1075853]. Durante la década de los setenta, Roda realiza un buen número de exposiciones en grabado, recibiendo premios en eventos internacionales tales como la VIII Bienal de Grabado de Tokio (1972), XII Bienal de São Paulo (1973), III Bienal de Grabado de San Juan de Puerto Rico (1974) y la Ia. Bienal Americana de Grabado de Maracaibo, en Venezuela (1977).

 

El periodista Mauricio Vargas Linares (nac. 1961) inició su carrera periodística en el diario El Heraldo de la ciudad de Barranquilla como redactor y corresponsal en Europa a finales de los años setenta y principios de los ochenta. Fue Ministro de Comunicaciones entre 1991 y 1992. Desde 1999 se desempeña como director de la revista colombiana Cambio.

Investigador
Katia González Martínez
Equipo
Universidad de los Andes, Bogota, Colombia
Crédito
Courtesy of El Heraldo, Barranquilla, Colombia