Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
  • Registro ICAA
    1088241
    TÍTULO
    ¿Feliza Krugman o Irene Bursztyn? / Álvaro Medina
    IN
    Vanguardia Liberal : Vanguardia Dominical (Bucaramanga, Colombia). -- Jun. 2, 1974
    DESCRIPCIÓN
    p. 4-5 : ill.
    IDIOMAS
    Español
    TIPO Y GÉNERO
    Artículo de prensa – Ensayos
    CITA BIBLIOGRAFICA
    Medina, Alvaro. “¿Feliza Krugman o Irene Bursztyn?.” La Vanguardia Liberal:  Vanguardia Dominical (Bucaramanga, Colombia), June 2 1974, 4–5.
     
    DESCRIPTORES DE TÓPICO
    DESCRIPTORES NOMBRES
    DESCRIPTORES GEOGRÁFICOS
Resumen

El artículo “¿Feliza Krugman o Irene Bursztyn?” es la transcripción de dos textos leídos por Álvaro Medina en la alocución del programa llamado Orientación Plástica de la Radio Nacional de Colombia los viernes 27 de abril y 3 de mayo de 1974. El autor hace una acusación de plagio a la escultora colombiana Feliza Bursztyn por la instalación Las Camas presentada en el Museo de Arte Moderno de Bogotá en 1974. Según Medina, “el tema, el concepto y la realización” de la obra son los mismos de la propuesta que la escultora Irene Krugman (1925?82) exhibió en Nueva York ese mismo año.    

Comentarios críticos

El señalamiento que hace el crítico e historiador de arte colombiano Álvaro Medina (nac. 1942) en este artículo, además de circular por la radio nacional, apareció en varios periódicos colombianos (Vanguardia Liberal y El Diario del Caribe) y suscitó polémica en el medio artístico del país por tildar a Feliza Bursztyn (1933–82) de copiar la idea y la forma de la obra de una artista norteamericana. Siembra la duda sobre la honestidad de la obra de la escultora colombiana con varios premios en su haber en la época. Se dieron otras respuestas a este artículo [véase “Análisis de la Obra de Feliza Bursztyn”, doc. no. 868498] con diversas actitudes. Pero el contrapunto más enérgico se dio entre Medina y Marta Traba (1923–83) [véase “Bursztyn por encima de toda sospecha”, doc. no. 1075979]. Este artículo, así como las posteriores repuestas de Traba, se transforma en una desafortunada polémica infantil que no permite penetrar en conceptos como la copia, la originalidad, la apropiación, entre todos los posibles que podrían enriquecer una conversación sobre arte iniciada por un alegato llano.   

 

Llama la atención que Medina reclame originalidad en la década de los setenta cuando en la literatura —por ejemplo en la obra de Jorge Luis Borges (1899–1986)— y en el arte —tanto con la fotografía como con las obras de Marcel Duchamp (1887–1968) y las de Andy Warhol (1928–87), por mencionar los más conocidos— se cuestionó, descentró y puso en jaque la creencia de la unicidad productora. O sea, el aura mágica que rodea la creación como un don especial otorgado por las musas olímpicas. Medina no argumenta sino acusa; así, invoca un ataque fácil que se traduce en polémica. Quien invoca esta forma retórica de la controversia, a juicio del filósofo, sociólogo e historiador francés Michel Foucault (1926–84), actúa “encasillado en privilegios que posee desde el comienzo y nunca accederá a cuestionarlos. Como principio, él tiene los derechos que lo autorizan a declarar la guerra y a hacer de esa lucha una causa justa; a la persona que confronta no es un compañero en busca de la verdad, sino un adversario, un enemigo que está mal, que es dañino y que constituye una amenaza”.

Investigador
Camilo Leyva
Equipo
Universidad de los Andes, Bogota, Colombia
Crédito
© Álvaro Medina, Bogotá, Colombia