Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
Categorías Editoriales [?]
Resumen

El artículo plantea el punto de vista oficial de la polémica generada por la eliminación de los premios en el XXIII Salón de Artistas Nacionales (1972). Germán Rubiano, crítico colombiano y director del Museo de Arte de la Universidad Nacional de Colombia, como presentación del certamen escribió el artículo donde se cuestiona si “¿Es representativo el Salón Nacional?”. El autor plantea varias preguntas sobre qué es lo representativo del arte colombiano y cuáles son sus características. En particular, se interroga si es el amplio público (los profesores de historia del arte o los críticos de arte, el Instituto Colombiano de Cultura - Colcultura o los museos de arte moderno y galerías) quien establece de forma inapelable los rasgos más representativos del arte colombiano. Rubiano considera que el XXIII Salón de Artistas Nacionales es una muestra representativa, aunque apenas sea un balance parcial del arte colombiano. En su artículo, hace hincapié en las diversas generaciones de artistas y lenguajes artísticos que allí convergen para concluir que “hay obras para todos los gustos”.

Comentarios críticos

El XXIII Salón de Artistas Nacionales (evento oficial de las artes plásticas en Colombia) se inauguró en el Museo Nacional de Colombia el 3 de noviembre de 1972 con obras de 45 artistas. El historiador y profesor de arte Germán Rubiano Caballero (nac. 1938) se desempeñaba como miembro de la Junta Asesora de Artes Plásticas del Instituto Colombiano de Cultura (Colcultura) cuando se publicó el artículo. Por lo tanto, su artículo es de los pocos que proyecta un punto de vista oficial sobre el asunto, junto con el de Juan Antonio Roda (1921–2003), intitulado “Razones de una decisión”.  

Rubiano es licenciado en filosofía y letras de la Universidad Nacional de Colombia con estudios de especialización en historia del arte en el Courtauld Institute of Art (University of London). Ha sido profesor de la Universidad Nacional desde 1961 y en 1972 ejercía funciones de director del Museo de Arte de la misma entidad.

El Instituto Colombiano de Cultura (Colcultura) —entonces adscrito al Ministerio de Educación de Colombia— fue creado mediante reforma constitucional en 1968 bajo el gobierno de Carlos Lleras Restrepo y se constituyó en la primera entidad pública descentralizada con funciones específicas para el sector cultural. La gestión del poeta colombiano Jorge Rojas (1911–95), director de Colcultura desde 1969, había sido blanco de las críticas de los artistas Bernardo Salcedo (1939–2007) y Álvaro Herrán (nac.1937),quienes, valiéndose de la parodia, criticaron el día de la apertura la institucionalidad oficial del arte (véase “Bernardo Salcedo y Álvaro Herrán presentan en el XXIII Salón Nacional su obra ‘Colombiana’”, doc. no. 1078424).

Rubiano destaca el amplio espectro generacional de la muestra del Salón, que incluye desde obras del maestro Luis Alberto Acuña (1904–84) hasta obras de estudiantes de artes de la Universidad Nacional de Colombia, Universidad de los Andes y la Escuela de Bellas Artes de Cali. Entre los artistas consagrados están presentes: Carlos Rojas (1933–97), Olga de Amaral (nac. 1932), Santiago Cárdenas (nac. 1937) y más jóvenes como Antonio Caro (nac. 1950), quien, según Rubiano, “trata de hacer otro arte o un nuevo arte”.  

La exposición itinerante del XXIII Salón de Artistas Nacionales se realizó en trece ciudades de Colombia: Bogotá, Cali, Popayán, Pasto, Manizales, Medellín, Cartagena, Barranquilla, Cúcuta, Bucaramanga, Tunja, Ibagué y Neiva. Para su exposición, las obras se agruparon por temas: “Arte político”, “Dibujo figurativo”, “Arte geométrico”, “Grabado” y “Pintores primitivistas”. 

Este artículo lo seleccionó Camilo Calderón Schrader (ed.) para el libro 50 años, Salón Nacional de Artistas, Bogotá: Instituto Colombiano de Cultura (Colcultura), 1990.

Investigador
Katia González Martinez
Equipo
Universidad de los Andes, Bogota, Colombia
Crédito
Courtesy of German Rubiano, Bogotá, Colombia.
Courtesy of Casa Editorial El Tiempo, Bogotá, Colombia