Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
Resumen

Miguel Garzón, periodista de El Espectador de Bogotá registró la noticia sobre la eliminación de premios y menciones en la convocatoria oficial del XXIII Salón de Artistas Nacionales de 1972. En el artículo explica el “nuevo reglamento” que había difundido por la prensa la Junta Asesora de Artes Plásticas del Instituto Colombiano de Cultura (Colcultura) y los mecanismos de selección y entrega de las obras en cuatro ciudades de Colombia establecidas de antemano por esta entidad: Bogotá, Barranquilla, Cali y Medellín. Garzón presenta la opinión y propuestas, ante la irrevocable medida, de los artistas Bernardo Salcedo, Santiago Cárdenas, Beatriz González y del crítico de arte Eduardo Serrano.

Comentarios críticos

La decisión de la Junta Asesora de Artes Plásticas del Instituto Colombiano de Cultura (Colcultura; entidad adscrita al Ministerio de Educación de Colombia, creado mediante reforma constitucional en 1968 bajo el gobierno de Carlos Lleras Restrepo), que suprimió los premios de la convocatoria al XXIII Salón de Artistas Nacionales (1972), generó una gran polémica. Esta involucró a artistas, críticos de arte y profesores de universidad. La prensa capitalina presentó el certamen como un Salón descentralizado, netamente oficial y sin premios.  

La razón de este dictamen se expresó en el comunicado de la Junta —grupo organizador del evento conformado por artistas, críticos y representantes del ente oficial: “Quedan eliminados los premios, menciones o reconocimientos en el Salón de Artistas Nacionales, con el fin de restarle a éste el carácter de concurso de individualidades o competencia crítica, y otorgarle el de una muestra rigurosamente seleccionada del trabajo creativo de nuestros artistas” (Gloria Valencia Diago, “Abolidos los premios del XXIII Salón Nacional”, El Tiempo, Bogotá, 13 agosto 1972, p. 7E c3). Ante esta notificación, la reacción de los artistas fue inmediata. En este artículo de El Espectador —entre los varios que generó la polémica por la eliminación de los premios—, los artistas expresaron su indignación e impugnan la medida de Colcultura. Argumentan que fueron mal interpretados, pues su reclamo no era contra los premios sino contra la forma obsoleta como se designaban en versiones anteriores y contra la selección parcializada de los jurados. “Esto es un robo a los artistas”, expresó Bernardo Salcedo (1939–2007) al periodista y como consecuencia vislumbra una “fuga de talentos hacia el exterior y el fortalecimiento de la empresa privada como motor único del desarrollo cultural”.  

Santiago Cárdenas (nac. 1937), Beatriz González (nac. 1938) y Eduardo Serrano Rueda (nac. 1939) de cierta manera coincidieron en que los premios debían equipararse entre sí. Es decir, se debía aumentar el número de premios así sea con un monto menor o crear otro tipo de estímulos tales como becas. Estas medidas, concluyen los artistas, impulsarían la obra de los más jóvenes. Asegura González que “No vamos a vivir siempre del arte que produzca Obregón, Botero o Villamizar, quienes ya se consagraron, si no atendemos los que desean comenzar”.

Investigador
Katia González Martínez
Equipo
Universidad de los Andes, Bogota, Colombia
Crédito
Courtesy of Comunican S.A - El Espectador, Bogotá, Colombia