Documents of 20th-century Latin American and Latino Art

www.mfah.org Home

IcaadocsArchive

Document first page thumbnail
    Categorías Editoriales [?]
    Resumen

    James Monroe, presidente de EE.UU., anuncia en este discurso de 1823 un nuevo acuerdo mediante el cual se prohíbe a las naciones europeas invadir cualquier país del Hemisferio Occidental. Comienza estipulando que el acuerdo ha sido negociado a través del gobierno ruso, y que el gobierno de Gran Bretaña ha expresado, también, su deseo de alcanzar un convenio semejante. El Presidente Monroe prosigue detallando el contenido del pacto: Que el continente americano deja, desde este momento, de estar sujeto a cualquier futura colonización europea, y que los Estados Unidos no interferirán en las guerras europeas. A seguir, explica que los Estados Unidos tampoco interferirán en las colonias europeas actualmente establecidas, pero que si Europa se entromete en cualquiera de las naciones del hemisferio que en fechas recientes han logrado su independencia, lo considerará como un ataque frontal a los Estados Unidos. Monroe continúa comentando la actual inestabilidad del gobierno español, y declara la intención estadounidense de continuar con su política de no interferencia. En cuanto a las relaciones con los países del Hemisferio Occidental, Monroe afirma que los Estados Unidos considerarán a los “gobiernos de facto como los gobiernos legítimos”, y buscarán buenas relaciones con tales gobiernos. El quinto presidente termina declarando que es política oficial estadounidense la de “(…) no entrometerse en los asuntos de las distintas partes y grupos, con la esperanza de que las demás potencias sigan el mismo derrotero”.   

    Comentarios críticos

    Este discurso fue pronunciado ante el Congreso de los Estados Unidos el 2 de diciembre de 1823 convirtiéndose, en ese momento, en el séptimo Discurso del Estado de la Unión. En él, el Presidente James Monroe describía los términos de lo que luego se conocería como la “Doctrina Monroe” a pesar de haber sido redactada por John Quincy Adams, el entonces Secretario de Estado. Concebida en una época en la que, relativamente, los Estados Unidos todavía eran una nación poco poderosa, y mientras muchos de los países latinoamericanos estaban formando sus gobiernos después de haber ganado recientemente sus guerras de independencia frente España, la Doctrina Monroe prohibía la intervención europea en los asuntos del Hemisferio Occidental. Las zonas ya colonizadas en ese momento podían permanecer bajo el dominio de las naciones europeas, pero no se toleraría ninguna nueva empresa de tipo colonizador. Según declara Monroe, los Estados Unidos verían cualquier intento colonizador en el Hemisferio Occidental como un ataque hostil en contra de su propio gobierno. La Doctrina Monroe estableció la idea según la cual el continente americano quedaban bajo la égida de influencia de los Estados Unidos. Concepto reforzado posteriormente con la adición, en 1904, del Corolario de {Teodoro] Roosevelt, el cual ampliaba la Doctrina Monroe al declarar como derecho de los Estados Unidos la intervención en los asuntos de los países de Centroamérica y el Caribe que fuesen incapaces de pagar sus deudas internacionales.